Lo que me ha pasado...

BTS en Melon Music Awards 2016 Foto F28STAR Wikimedia Commons
BTS en Melon Music Awards 2016 Foto F28STAR Wikimedia Commons
20minutos | Archivo

No quisiera yo sembrar la polémica nada más comenzar el nuevo curso, pero sí que me gustaría desde aquí, mi humilde columna de los viernes, compartir con todos vosotros algo que me ha ocurrido durante estos días de verano y vacaciones y que pienso que, aunque no sirva para concienciar, puede ser útil para visibilizar algo que muchos padecemosen las redes sociales.

La música, como casi todo, no para de cambiar: la constante evolución es parte de la vida y las nuevas generaciones nos van guiando hacia lo moderno, lo novedoso y el futuro. Pues bien, si esto que padezco es el futuro de la música... yo me bajo.

Hace unos días escribí en mi blog un post sobre la táctica de algunos grupos de fans para conseguir millones de reproducciones en los videoclips de sus artistas favoritos. Hablé de una boyband coreana que, además de que son muy buenos, arrasan y tienen muchísimos fans. Algunos son tan fans, que son ‘talifans’.

Compartí, como siempre hago, mi opinión personal apoyada por hechos del pasado relacionados con esas tácticas que os mencionaba y a unos cuantos no les sentó nada bien. Lo mismo ocurre cuando publicas algo que no quieren leer sobre algún triunfito.

La cantidad de odio que recibí a través de Twitter no se la deseo a nadie: insultos, difusión de mensajes fomentando el acoso y hasta amenazas de muerte fueron mi pan de cada día durante unas cuantas jornadas que aún no han terminado. Y lo peor, que sus autores son muy, muy jóvenes. ¿Qué les pasa? ¿Aún no saben que la música es paz y amor?

Afortunadamente, no todos son así, con algunos hasta pude dialogar y a ellos va dirigido este texto: Gracias. Gracias por amar la música, por defenderla y por contribuir a que los demás también lo hagan de manera saludable. No caigáis en el lado oscuro porque con odio, cualquier melodía carece de sentido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento