Capacidad de adaptación

Chenoa pide a sus seguidores que lleven siempre mascarilla
Chenoa pide a sus seguidores que lleven siempre mascarilla
Europa Press

Estoy intenso, pensativo y le he dado vueltas a lo que escribí el pasado viernes sobre el mundo de la cultura. Hoy, sigo leyendo noticias como la de la cancelación del musical de Anastasia, o la del cierre hasta marzo de 2021 de El rey león, y me pregunto: ¿qué es lo que pasará con la música?

En la música, como en la vida, la capacidad de adaptación es algo básico si queremos sobrevivir y me preocupa porque, aunque algunos lo de adaptarse y sobrevivir lo hacen de lujo, la industria musical sabe más bien poco sobre adaptarse.

Hay artistas como Sabina, Estopa, Celine Dion o incluso Ricky Martin que apenas necesitan cambiar, que son atemporales y casi patrimonio de la humanidad, otros como Madonna que llevan toda la vida innovando, y algunos como Lady Gaga o Katy Perry que, aunque a veces van dando tumbos, ofrecen a sus fans siempre algo nuevo. El arte evoluciona mientras la industria sigue impasible.

Esta semana he ido a dos conciertos: he vivido dos experiencias únicas gracias a artistas a las que admiro sin moverme del salón de mi casa. La primera fue gracias a Chenoa, ¿sabíais que ha grabado un concierto para ser disfrutado con gafas de realidad virtual y un fantástico sonido envolvente? Imagínate: es como estar a su lado sobre el escenario y pudiendo moverte por él. 

Anoche viví otro concierto en mi casa: Melanie C, la spice girl deportista, ofreció cuatro espectáculos online para que sus fans de todo el mundo pudiesen disfrutar de la presentación de su homónimo nuevo discazo. Y... ¡vaya! Las dos son artistas independientes con sus propios sellos discográficos. ¡Menuda casualidad! 

La oferta de entretenimiento musical en pandemia es escasa, casi nula, y tengo la sensación de que la música está simplemente esperando a que se pase el chaparrón. Luego llorarán.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento