Bailando con el diablo

La cantante y actriz Demi Lovato.
La cantante y actriz Demi Lovato.
Doug Peters / GTRES

Hace tan solo unas horas se ha estrenado en Youtube el tráiler de un nuevo documental, de esos tan chulos que hacen, con Demi Lovato como protagonista absoluta. Ya va por los dos millones de reproducciones.

Desde pequeña fue una estrella. Su éxito más arrollador llegó en el año 2008 cuando, junto a unos desconocidos Jonas Brothers, protagonizó Camp Rock (el éxito Disney del momento). Desde entonces la hemos visto en conciertos, revistas y como jurado de X Factor. Lo que no sabíamos de ella es que había sufrido tres derrames cerebrales y un infarto al corazón.

Duro y directo, así es el tráiler del documental de Demi que se titula como esta columna. Una producción audiovisual con pintaza en la que aparecen testimonios de gente como Christina Aguilera (con una carrera bastante similar a la de Lovato) o Sir Elton John, que dice: “Es muy difícil ser joven y famoso”. Me ha hecho reflexionar.

Britney, Michael, Miley, Justin… se me vienen a la cabeza un montón de nombres de artistas que conocieron las mieles del éxito siendo niños o adolescentes y que después, con el paso de los años, han sufrido mucho las consecuencias. En España hay unos cuantos, pero es a ellos a quienes les corresponde contar sus historias.

La fama cambia a las personas: es peligrosa y puede matar, pero pienso que detrás de todos estos casos existe un denominador común: la salud mental. Un tema tabú que a quién no le afecta por su fama, le toca por razones laborales, las cargas personales o la presión social.

La música está sirviendo para visibilizar: artistas como Lady Gaga, Geri Halliwell o Jesy Nelson (tras abandonar las Spice Girls y las Little Mix respectivamente), hablan de ello sin tapujos y hacen un bien tremendo a la sociedad poniendo este tema en boca de todos. Nuestro mayor diablo podría estar en nuestra cabeza. ¡Aprendamos a cuidarnos!

Mostrar comentarios

Códigos Descuento