Borja Terán  Periodista

Cuando el periodista de guerra se convierte en personaje de novela

Sol Malacuso, periodista y protagonista
Sol Malacuso, periodista y protagonista
Mediaset

La televisión que vive atrapada en el reality show se ha acostumbrado a buscar personajes que producen un sentimiento de identificación en el público. Se intenta conectar con la emoción del espectador a través de historias en primera persona. Una narrativa "infalible" que no diferencia de géneros. También en lo que respecta a la información más seria. Y más trágica.

Se ve estos días con el tratamiento desde Telecinco del ataque de Rusia a Ucrania. De repente, su reportera Sol Macaluso se ha transformado en protagonista de la trágica situación. Hasta tal punto que parece más relevante saber cómo es la vida periodista e incluso cuál es su amuleto "que la mantiene con esperanzas". Por momentos, da la sensación de que es más crucial (y más morboso) sus circunstancias privilegiadas que indagar en lo que sucede en Ucrania y a los ucranianos. 

El periodista se transforma en personaje protagonista. Y, en realidad, el ataque de Rusia a Ucrania pasa a un segundo plano. Y la portada de la web de Telecinco se plaga de noticias sobre la reportera y no sobre los ucranianos. Nos hemos acostumbrado al show y Macaluso es una chica occidental, influencer con muchos seguidores y está allí. Es fácil sentirse reconocido en ella. Es "de los nuestros".  Sus sentimientos en el lugar de los hechos funciona mejor en términos de audiencia rápida que plasmar la aspereza del conflicto con personas anónimas que ven cómo se bombardea su vida. Ellos no tienen nombre propio, Sol Macaluso ahora sí. Y se relata su trabajo casi como si fuera una "romántica" novela bélica. 

"Frivolidades como el amuleto de Sol Macaluso nos atolondran e impiden ver lo que nos estamos jugando todos como sociedad"

En el reality de la actualidad, la anécdota puede arrasar con la información. "El periodista que maravilla a las redes porque realiza su crónica en seis idiomas", también se ha publicado en estos días en diversos medios. Hay un devastador ataque de Rusia a Ucrania que está tambaleando el orden mundial, pero no podemos evitar coger aire entreteniéndonos con la curiosidad liviana. Porque, ¿estamos informados o entretenidos? Depende, hay diversidad de opciones. Pero el entretenimiento siempre está omnipresente en la era del 'meme'. Inevitablemente. 

Sin embargo, lo que debe estar claro es que el periodista reconvertido en personaje del que enamorarse no es información, es espectáculo. Están muriendo personas y se realiza una noticia con "El amuleto que mantiene a Sol Malacuso con esperanzas". ¿En serio? No es el tono, no es el momento. Ridículo e imprudente. Síntoma de un tiempo en el que creemos que todo puede ser tratado como un emotivo culebrón que "te va a sorprender". Irresponsable, pues frivolidades como esta del amuleto nos atolondran e impiden ver lo que nos estamos jugando todos como sociedad. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento