Alonso era 'contingente', Inés es 'necesaria'

Casado y Arrimadas se saludan antes de la reunión.
Casado y Arrimadas se saludan.
PP

“¡Alcalde, nosotros somos contingentes, pero tú eres necesario...!” La España surrealista, naif y canalla del genial director de cine José Luis Cuerda revivía este domingo con la cruel escaramuza preelectoral librada en el PP. El lehendakari Urkullu -el PNV siempre va por delante en inteligencia política- obligó con su convocatoria del 5 de abril a un nuevo reparto de ‘papeles’ entre los actores del ‘pueblo’. Y en este reparto, idóneo para la metáfora de Amanece, que no es poco, a Alfonso Alonso le había tocado... el de ‘meretriz’.

El ex cabeza de lista del PP vasco nunca habría pasado de ser, en esta película patria, un personaje secundario. Si ya era ‘contingente’ Alonso antes de la coalición de su partido con Ciudadanos -dado su escaso punch electoral- más hubo de serlo después, conforme se ponía en jarras ante Génova a golpes de dignidad.

Pablo Casado nunca se habría atrevido a someter al ‘sargento’ o al ‘cura’ del pueblo, que como Alberto Núñez Feijóo o Juanma Moreno en la vida real, ya se sabe que tienen poder y mando en plaza. Pero el líder del PP tenía una doble necesidad de demostrar su autoridad. Primero, porque a la vista de todos había quedado que no pudo ejercerla con Feijóo cuando este se negó a coaligarse con los naranjas en Galicia. Pero sobre todo, porque su alianza con Inés Arrimadas le es verdaderamente ‘necesaria’; y no tanto para el PP en Vitoria o en Barcelona, sino para él mismo en la ‘Suma’ que persigue a medio plazo para ganar en España.

No había ‘amanecido’ el lunes, cuando del ‘bancal’ le ‘nacía’ al PP vasco un nuevo candidato. Todavía con ‘los pies enredados en raíces’ un Carlos Iturgaiz de ‘largas barbas’ asomaba sonriente del suelo con un camafeo en su pechera: era el retrato de María San Gil.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento