Neuronas bajo cero

Carmelo Encinas Asesor editorial de '20minutos'OPINIÓN
Un vehículo quitanieves en una carretera de la localidad madrileña de Talamanca del Jarama, tras el paso de la borrasca Filomena.
Un quitanieves en la localidad madrileña de Talamanca del Jarama.
J. J. GUILLÉN / EFE

Filomena puso la nieve y el anticiclón el frío polar. Temperaturas extremas que convierten en hielo el blanco meteoro que cubrió pueblos y ciudades de media España y colapsó Madrid como ni los más viejos recuerdan. Las placas heladas alargarán los problemas de movilidad en las vías urbanas y también la absurda polémica sobre la falta de medios para afrontar un temporal de esta naturaleza. Fenómeno extraordinario que por traumático que resulte no justifica las críticas por no disponer de la maquinaria propia de un país nórdico. Hay neuronas que se congelan con el mercurio bajo cero.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento