Dolor sin duelo

Carmelo Encinas  Director de Opinión de '20minutos'
Varios ataúdes y varios trajes de protección en un pasillo del Tanatorio Crematorio Mémora Coslada.
Varios ataúdes y varios trajes de protección en un pasillo del Tanatorio Crematorio Mémora Coslada.
Ricardo Rubio - Europa Press

Nadie está preparado para la marcha de un ser querido. No al menos del todo aunque tratemos de hacernos a la idea para aminorar el dolor cuando este llegue. 

Y tras el dolor, siempre estuvo el duelo, esa liturgia de la despedida que al último adiós acompaña la presencia de familiares y amigos. Son los besos y abrazos de quienes comparten el sentimiento y que hacen más soportable el trance. 

Ahora la pandemia, además de infligir el dolor, nos priva del duelo. Otra vuelta de tuerca del coronavirus.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento