Desobediente obsesivo

Carmelo Encinas  Asesor editorial de '20minutos'OPINIÓN
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el resto de los miembros del Govern, durante la declaración institucional que el presidente ha realizado después de que el Tribunal Supremo confirmase su condena de año y medio de inhabilitación.
El presidente de la Generalitat, Quim Torra.
EFE/Marta Pérez

Lo ha logrado, el Supremo certificó la inhabilitación que Quim Torra se empeñó tanto en lograr. "Desobediencia contumaz y obsesiva", ha observado el alto Tribunal. 

Ajeno a la gestión como presidente de la Generalitat, Torra ha usado el cargo para el adoctrinamiento y la agitación secesionista. Su objetivo personal fue el martirologio pero sin los inconvenientes de ir a prisión. 

La inhabilitación tan tenazmente buscada cumple su vocación de mártir saliendo del gobierno que nunca gobernó. Enhorabuena president.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento