Belén Molleda  Periodista
OPINIÓN

Pactos de burra y trigo

Abascal asegura que tras el 13F Vox va a estar "en la dirección de la Junta de CyL"
Abascal asegura que tras el 13F Vox va a estar "en la dirección de la Junta de CyL"
Europa Press

No hace falta ser una eminencia para llegar a la conclusión de que si el PP quiere gobernar España a corto plazo tiene que ser con la ayuda de Vox al menos por omisión. Salvo contadas excepciones, como en Galicia, el PP no llegará al poder sin el apoyo del partido de Abascal. Les guste o no. Ni siquiera Ayuso en Madrid logró un respaldo suficiente como para prescindir de este partido. En una época en la que las mayorías absolutas son casi imposibles, y en la que Cs está en declive, uno no se puede engañar: cualquier opción de gobierno de derechas pasará por un pacto con Vox. 

Otra cosa es que este partido haya accedido a no entrar en coaliciones, situación que ha variado sustancialmente ahora que a los de Abascal se les ha empezado a poner "cara de vicepresidentes". En Castilla y León, el PP le está dando vueltas a posibles pactos con Soria Ya, UPL y demás, pero por mucho que se empeñe, Mañueco no gobernará sin el consentimiento de Vox. Se podrán repetir elecciones y Europa podrá decir misa, pero la realidad se impondrá.

Y se impondrá tanto como ya lo hizo con Sánchez cuando irrumpió Podemos, con el que los socialistas no querían ni oír hablar de pactos, pero con el que finalmente tuvieron que apañarse para gobernar. Ni Sánchez puede gobernar España sin Podemos, independentistas, secesionistas y demás, ni Casado sin Vox. Darle más vueltas, es marear la perdiz. Cualquier elector lo debería saber. La única alternativa sería un pacto PP-PSOE. Y pese a que se ha presentado el primer planteamiento de ‘cordón sanitario’ sobre la mesa, la propuesta va solo en una dirección y acuerdos no se vislumbran. Y, en tanto no haya trato PP-PSOE, la burra volverá al trigo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento