Belén Molleda  Periodista
OPINIÓN

El día de los Inocentes

Vista del hemiciclo casi vacío debido a los casos positivos de Covid entre los diputados en el pleno en el Congreso de los Diputados, a 22 de diciembre de 2021, en Madrid (España).
El hemiciclo, ayer, vacío por los positivos de Covid-19
Europa Press

Dejamos la lotería atrás, como siempre sin El Gordo, y llega la Navidad en medio de una sexta ola de contagios de coronavirus que está azotando a todo el planeta de forma indolente en un momento en el que la población está ya más que harta del bicho y mientras persiste la misma sensación de incertidumbre que en otras pasadas.

¡Dos años de Covid-19 y no espabilamos! En España, seguimos sin una ley de pandemias que ampare las medidas que puedan adoptar los gobiernos autonómicos para frenar los contagios mientras que el Estado confía la gestión del virus a los efectos defensivos de las vacunas. Volvemos al punto de partida y tenemos, de nuevo, a diecisiete autonomías actuando como el ejército de Pancho Villa.

Ahora resulta que es Pere Aragonès el que reclama a Sánchez que extienda al resto del país las restricciones para frenar los contagios. ¿Quién me iba a decir a mí que iba a estar de acuerdo al 100% con Aragonès? Y, más aún, ¿quién le iba a decir a él que iba a abanderar la petición de unidad de acción en España? ¡Qué cosas!

Y mientras esperamos a que por fin se reunieran Sánchez y los presidentes autonómicos para adoptar medidas sobre el coronavirus de cara a los encuentros navideños –no sé a qué han esperado–, los españolitos de a pie seguimos recorriendo todas las farmacias del país, de norte a sur, en busca de un test de antígenos. Estos se han convertido en el nuevo papel higiénico de la pandemia y ni rastro de ellos en las farmacias. Ni gratis, ni pagándolos a precio de oro. En fin, en estas condiciones llegamos a Navidad, sin presupuestos aprobados y con un pleno en el Congreso convocado para el día de los Inocentes. ¿Será una señal? Seguro.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento