La caza al turista

Unos turistas en los alrededores de la Catedral de Sevilla
Unos turistas en los alrededores de la Catedral de Sevilla
Eduardo Briones - Europa Press - Archivo

No hace falta haber salido de vacaciones este verano para darse cuenta de que muchos negocios están cerrados. La sensación al caminar por las calles es bastante fantasmagórica y dentro de unos años, cuando lo veamos con perspectiva, nos asombrará aún más. 

Los datos que hemos conocido esta semana acerca del sector turístico dejan a uno de nuestros principales motores económicos en el borde del abismo. Hasta 35 millones de turistas extranjeros han dejado de venir a España este año. Esto se traduce en que meses como el de julio, uno de los más punteros, hemos dejado de ingresar 9.500 millones de euros. 

Es una catástrofe que afecta no solamente a los hoteles, aerolíneas o agencias de viajes. Cuando un turista, ya sea internacional o nacional, deja de ir a un destino se resiente todo a su alrededor. No paga el alojamiento ni el transporte, pero tampoco va al supermercado, o compra tabaco en el estanco, o se va a la tienda de souvenirs a por el imán, muchos menos hacer un tour guiado, y lo de visitar el museo ya ni te cuento. Es decir, esto es un puñal para nuestra economía. 

Desde el propietario del apartamento hasta el agricultor. Algo así como lo que pasa en los pueblos costeros que viven de la pesca. La localidad se resiente cuando los marineros no pueden zarpar a la mar a traer provisiones. Sin salir a pescar, no hay dinero y eso conlleva en que en más de una ocasión fechas tan señaladas como la navidad hay lugares donde se pasa de forma austera. 

Cuando el pescador no vende, tampoco puede comprar una cafetera nueva o un boleto de lotería, y menos un pavo para llevar a la mesa.

Toca negociar mucho y ayudar al grueso del sector, pero también a las diferentes ramas de las que depende. Por ejemplo, al guía turístico. Empresas que salieron del ERTE y que ahora vuelven otra vez a él

El momento es muy delicado, y por eso me hace gracia cuando leo artículos como uno de estos días donde decía que el salario medio en España está en los 1.700 euros. Me da la risa. 

Es cierto que la media entre Lionel Messi y un servidor es bastante alta, pero creo que en estos casos lo que verdaderamente tiene que ser llevado a análisis es la moda. Es decir, cuántas personas ganan una misma cantidad, la cual no creo que supere por mucho los 1.000 euros. 

En definitiva, el virus va a seguir ahí y hay que convivir con él. Ahora bien, no caigamos en el error de dar caza a los pocos turistas que vienen para sacarles el máximo partido económico, porque así solamente terminaremos perdiendo lo poco que tenemos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento