Estrellas
Recreación artística cedida por el Observatorio Europeo Austral (ESO) que muestra al sistema binario de estrellas enanas marrones más frío del universo. EFE

Un equipo internacional de astrónomos dio cuenta esta semana del descubrimiento del astro más frío detectado hasta ahora fuera del sistema solar, a unos 75 años luz de la Tierra, tal y como se confirmó a través de un comunicado emitido por el Centro Nacional Francés de Investigación Científica (CNRS).

Incluso podrían tener nubes de agua en la atmósferaSe trata de una estrella enana marrón que forma parte de un sistema binario bautizado CFBDSIR 1458+10 y que tiene una temperatura de unos 100 grados centígrados, la misma a la que hierve el agua y parecida a la de una sauna.

La estrella, llamada CFBDSIR1458+10B, es menos brillante y más fría que su compañera, la CFBDSIR1458+10A. Ambas, de un tamaño similar a Júpiter, se orbitan a una distancia tres veces la que separa al Sol de la Tierra, con un periodo orbital de unos 30 años, según el Observatorio Europeo Austral (ESO). El descubrimiento fue publicado esta semana en el Astrophysical Journal.

La "CFBDSIR1458+10A" es ella misma muy fría, pues tiene entre 250 y 300 grados, indicó el comunicado del CNRS.

A esas temperaturas, los científicos esperan que ambas estrellas tengan propiedades distintas de otras enanas marrones conocidas y se parezcan más a los exoplanetas gigantes. "Incluso podrían tener nubes de agua en la atmósfera", según Michael Liu, del Instituto de Astronomía de la universidad de Hawai (EEUU), uno de los autores principales del estudio.

La estrella "CFBDSIR1458+10A" fue descubierta en 2010 por un equipo franco-canadiense, dirigido desde el Instituto de Planetología y Astrofísica de Grenoble por Philippe Delorme, y desde la Universidad de Montreal por Loïc Albert.

La misma cámara WIRCam y MegaCam del telescopio Canada-France-Hawaii utilizada entonces permitió a los astrónomos descubrir ahora, en colaboración con el profesor Liu, a su compañera de viaje.

El Very Large Telescope (VLT) del ESO, situado en Chile, fue utilizado para estudiar el espectro infrarrojo del sistema binario y medir su temperatura.

"Nos emocionó comprobar que este objeto tenía una temperatura tan baja, pero no podíamos haber adivinado que se trataba de un sistema binario con un componente incluso más interesante y más frío", señaló Delorme, coautor del estudio.

¿Por poco tiempo? Eso parece

Esta nueva estrella podría tener un efímero reinado como la más fría si se confirman los datos que apuntan a otra enana marrón, detectada con el telescopio Spitzer de la NASA, cuya temperatura estaría alrededor de los 30 grados centígrados, según apuntan desde National Geographic.