Las Tablas
Desalojo de una familia gitana en Madrid, este martes. JORGE PARÍS

El Ayuntamiento de Madrid estaba tan pendiente de desmantelar los poblados chabolistas del sur que había perdido de vista lo que ocurría en los distritos del norte (Fuencarral, Hortaleza y Barajas). En el último año y medio han surgido allí una veintena de asentamientos de menor tamaño que amenazan con echar por tierra la promesa de Gallardón de erradicar el chabolismo en 2011.

Para evitar que se descontrolen, el Ayuntamiento ya ha comenzado a actuar contra estos micropoblados. Y lo ha hecho a su manera: en la mañana del lunes llevó las máquinas a Las Tablas, desalojó a dos familias de rumanos que vivían en un autobús y una caravana, y acabó convirtiendo sus 'viviendas' en chatarra.

Las 14 personas desalojadas (10 de ellas, menores) llevaban viviendo en el camino de Fuencarral a Hortaleza, junto a la tapia del tren, desde 2008. En el autobús residían un matrimonio de gitanos rumanos y sus ocho hijos. La caravana estaba habitada por la hija mayor del matrimonio, el yerno y sus dos niños. Además, esta pareja espera otro hijo.

Traslado a campamentos

Los vecinos del PAU de las Tablas habían pedido al Ayuntamiento que los desalojara, "no porque molestaran, porque realmente no hacían daño a nadie, sino porque había miedo de que el asentamiento se hiciera mayor", según el presidente de la asociación de vecinos, Lorenzo Álvarez. Ahora los servicios sociales municipales han trasladado a las dos familias a sendos campamentos especializados en acoger inmigrantes del Este, en Valdelatas y San Roque (Fuencarral).

Los micropoblados han proliferado en los últimos meses debido a la llegada de nuevos inmigrantes

El Ayuntamiento explica que la eliminación de este microasentamiento entra dentro de sus planes de erradicación del chabolismo. "Era una ocupación ilegal del suelo público. La voluntad es que no haya infravivienda y para ello se actúa contra los grandes poblados, pero también hay que ir contra los miniasentamientos, como  este caso", cuentan fuentes del área municipal de Urbanismo.

Sin embargo, no lo van a tener fácil. Los micropoblados, formados por un máximo de cinco familias, han proliferado en los últimos meses debido a la llegada de nuevos inmigrantes de países del Este y a la dispersión de chabolistas procedentes de otros núcleos desalojados, que al no cumplir los requisitos para conseguir una vivienda de realojo buscan solares o descampados donde asentarse. Además del norte de la capital, también sufren este fenómeno en Alcobendas y en municipios del Corredor del Henares (San Fernando y Torrejón).

"Gallardón improvisa"

Mientras, la oposición cree que el plan contra el chabolismo de Gallardón está lleno de improvisaciones. «Urbanismo va actuando según se le presentan los conflictos. Hace falta un planteamiento de prevención, evitar que se levanten las chabolas y desmantelar los asentamientos en cuanto se forman. Es la única manera de que el problema no se haga crónico», explica la portavoz de Servicios Sociales de IU, Milagros Hernández.

Más eficacia está demostrando el Ayuntamiento en su lucha contra los grandes poblados. De la docena de núcleos que había en la capital en 2003, solo permanecen dos, sin contar la Cañada Real: el de Mimbreras (Latina) y el de Santa Catalina (Puente de Vallecas). Prevén desmantelarlos antes de que finalice 2011.

Consulta aquí más noticias de Madrid.