Insurgentes en Libia
Milicianos insurgentes y civiles celebran el derribo de uno de los cazas del ejército de las fuerzas de Muamar el Gadafi. Manu Brabo / EFE

El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó este jueves una resolución que autoriza tomar "todas las medidas necesarias" para proteger a la población civil libia de los ataques de las tropas de Muamar el Gadafi y establece una zona de exclusión aérea sobre el país magrebí.

Miles de personas estallaron de alegría en Bengasi La medida recibió el respaldo de 10 de los 15 miembros del máximo órgano de seguridad internacional, mientras que ninguno votó en contra. Cinco países -China, Rusia, Alemania, Brasil e India- se abstuvieron. China y Rusia son miembros permanentes del Consejo de Seguridad y hubieran vetado la medida de haber votado en contra.

"La resolución toma en cuenta la causa del pueblo del Libia y pretende acabar con los crímenes atroces en contra del pueblo que cometen las autoridades libias", dijo tras la votación el embajador del Líbano, Nawaf Salam, país que junto a Francia, Reino Unido y EE UU impulsaron la resolución adoptada. El representante del único país árabe en el Consejo aseguró que las autoridades libias "han perdido toda su legitimidad" y resaltó que las medidas autorizadas no incluyen la ocupación del país por parte de tropas extranjeras.

La resolución establece que los estados miembros de la ONU podrían realizar ataques aéreos en Libia para "proteger a los civiles y las áreas pobladas por civiles bajo ataque en Libia, incluida Bengasi", el bastión de los rebeldes. Al mismo tiempo, excluye la presencia de "cualquier fuerza de ocupación extranjera de cualquier tipo, en cualquier parte del territorio libio".

La resolución endurece el embargo de armas a Libia y refuerza las sanciones impuestas el mes pasado a Gadafi y su círculo más cercano de colaboradores. También se incluye la exigencia de un alto el fuego inmediato en Libia, como había sugerido Rusia, y recuerda que la misma Liga Árabe fue la que pidió al Consejo de Seguridad la zona de exclusión aérea.

Alegría en Bengasi

Miles de personas concentradas en la plaza de los juzgados de Bengasi estallaron en gritos de júbilo y lanzaron fuegos artificiales tras conocer la noticia. Más de 3.000 personas siguieron en directo en la gran plaza, a través de la cadena catarí Al Jazeera, la retransmisión de la votación. Todos agitaron cientos de banderas libias tricolores anteriores al régimen de Muamar el Gadafi.

El jefe militar de los rebeldes libios, Abdelfatah Yunes, expresó su agradecimiento a la comunidad internacional por la resolución de la ONU y pidió que la exclusión aérea se aplique sólo a las zonas bajo control de las fuerzas de Gadafi.

Horas antes, el comité de defensa libio, equivalente al Ministerio de Defensa, advirtió de que "cualquier acto militar" contra Libia "pondrá en peligro las actividades aéreas y marítimas en el Mediterráneo". Los barcos o aviones que crucen el Mediterráneo, "sean civiles o militares, serán objeto de ataque defensivo", amenazó el comunicado del régimen de Gadafi.

Precedentes

La zona de exclusión aérea para Libia se suma a las ya adoptadas en los conflictos de Irak en 1991 y Bosnia en 1992. En el caso de Irak, la medida fue asumida por EE UU, Reino Unido y Francia sin el mandato de la ONU, hecho que sí ocurrió en Bosnia con el despliegue de la OTAN. En ambos casos, hubo un espacio restringido para el tráfico aéreo y conllevó un intenso control del enemigo.

Serias reservas y escepticismo por la intervención

Horas después de que el Consejo de Seguridad haya autorizado a tomar las "medidas necesarias" para proteger a la población civil libia, China y Alemania no han tardado en mostrar sus dudas sobre la decisión aprobada.

El Gobierno de China, tras abstenerse en la votación de la resolución de las Naciones Unidas, ha expresado sus "serias reservas" y ha reiterado su oposición al uso de la fuerza en el país norteafricano.

"Nos oponemos al uso de la fuerza en relaciones internacionales y tenemos serias reservas con parte de la resolución"destacó la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores Jiang.

Nos oponemos al uso de la fuerza en relaciones internacionales Por su parte, el ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, ha celebrado la resolución del Consejo de Seguridad, pero ha reiterado su escepticismo hacia la opción militar y la decisión de que fuerzas alemanas no participen en operación alguna.

"Continuamos observando con extremo escepticismo la prevista opción de la intervención militar contra Libia que prevé también la resolución", añade la nota.