Central de Fukushima
Imagen tomada el día 15 de marzo de los reactores 1, 2, 3 y 4 de la central nuclear de Fukushima. REUTERS

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) informó este jueves de que 23 personas resultaron heridas en la planta nuclear de Fukushima, otras dos están desaparecidas y en más de 20 se ha comprobado contaminación radiológica de diverso grado.

En un comunicado la agencia de Naciones Unidas reconoce que, "dada la incertidumbre" sobre la situación en esa planta, seriamente dañada por el terremoto y el posterior tsunami del 11 de marzo en Japón, las cifras "están sujetas a cambios". Una persona está hospitalizada en estado desconocido

Las autoridades japonesas confirmaron al organismo que entre las personas heridas -casi todas empleados de la empresa operadora, TEPCO, o de subcontratistas- se incluye a "una persona hospitalizada en estado desconocido", y a otras dos que "enfermaron súbitamente".

Hay también siete empleados y cuatro trabajadores de la Defensa Civil Japonesa "heridos por la explosión en el reactor 3 el 14 de marzo", según el organismo, que no informa sobre el grado de gravedad de esas lesiones.

Un empleado se rompió las piernas, cuatro fueron hospitalizados tras sufrir "heridas menores" durante la explosión en el reactor 1 el 11 de marzo, dos funcionarios de TEPCO fueron trasladados al hospital por problemas respiratorios y otras dos personas "sufrieron heridas menores".

Además, en la lista se incluye a dos personas "desaparecidas".

Por otro lado, se cifra en más de 20 -18 empleados, 2 policías y un número indefinido de bomberos- los expuestos a contaminación radiológica en la planta de Fukushima, que tiene seis reactores.

En uno de los empleados se observó una exposición "significativa" a radiactividad y fue transportado a un centro fuera de la planta, mientras que otros "no fueron trasladados a un hospital debido al bajo nivel de exposición" a la radiactividad, y dos policías fueron "descontaminados".

"Los bomberos que estuvieron expuestos a radiación están siendo examinados", concluye la nota antes de afirmar que el OIEA continúa intentando obtener más información de las autoridades japonesas.