Arnaldo Otegi
Arnaldo Otegi, en la Audiencia Nacional en enero de 2010. Ángel Díaz / Pool Reuters

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo ha condenado a España por vulnerar el derecho a la libertad de expresión del que fuera portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, cuando fue condenado a un año de prisión en 2003 por un delito de injurias al Rey por llamarle "responsable de los torturadores".

"Una pena de prisión impuesta por una infracción cometida en el terreno del discurso político no es compatible con la libertad de expresión garantizada por el artículo 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos", asegura la sentencia.

Nada puede justificar la imposición de tal pena de prisión Para la sala Tercera del Tribunal de Estrasburgo, "en el contexto de un debate sobre una cuestión con un interés público legítimo, nada puede justificar la imposición de tal pena de prisión".

La sentencia afirma que "el hecho de que el Rey no sea responsable penalmente, según la Constitución, no impide por sí mismo un debate libre sobre sus posibles responsabilidades institucionales, e incluso simbólicas, a la cabeza del Estado".

20.000 euros de indemnización

En concreto, se condena a España a pagar a Otegi 20.000 euros por daños morales y los 3.000 euros que cuestan las costas del procedimiento.

Esta condena contra Otegi fue dictada por el Tribunal Supremo y posteriormente avalada por el Tribunal Constitucional, que rechazó el recurso de amparo presentado por su defensa.

España deberá indemnizar a Otegi por los daños morales que le haya podido ocasionar Según el Constitucional las afirmaciones del líder de la organización ilegalizada superaban de manera "patente" por su notorio "carácter infame" el nivel de lo lícito. Estrasburgo entiende sin embargo que se ha vulnerado el derecho de Otegi a expresarse libremente.

 

"Responsable de los torturadores"

El 26 de febrero de 2003 Otegi aseguraba que el Rey "es el jefe supremo del Ejército español, es decir, el responsable de los torturadores y quien protege la tortura e impone su régimen monárquico a nuestro pueblo gracias a la tortura y a la violencia".

La declaración la hizo en una rueda de prensa, en su condición de portavoz del Grupo Sozialista Aberzaleak en el Parlamento Vasco, el mismo día que el Rey Juan Carlos inauguró una central eléctrica en Vizcaya, junto al entonces lehendakari, Juan José Ibarretxe.

Tras la querella de la fiscalía, Otegi dijo que sus palabras eran "una constatación de la realidad política del Estado" y que no había intención injuriosa contra la Guardia Civil que, días atrás, "había torturado a los detenidos por el cierre del diario Egunkaria".

Otegi considera que sus palabras eran "una constatación de la realidad política del Estado" El TSJ del País Vasco sentenció que Otegi no era culpable porque "la crítica de una institución constitucional está amparada por el derecho a la libertad de expresión", aunque las manifestaciones eran "claramente ofensivas, impropias, injustas y ajenas a la realidad".

El Ministerio Fiscal recurrió y el Tribunal Supremo condenó a Otegi a un año de prisión como "autor de un delito de injurias graves al Rey", en una sentencia de 26 de octubre de 2005.

El Tribunal Constitucional no admitió el recurso de amparo presentado por Otegi y señaló que sus palabras atribuían al jefe del Estado "una de las manifestaciones delictivas más graves en un Estado de derecho". Por este motibo Otegi presentó su demanda en Estrasburgo en enero de 2007.

Encuesta

¿Debe España indemnizar a Otegi por haberle condenado por injurias al Rey?

Sí, España debe cumplir con la sentencia de Estrasburgo.
25,39 % (839 votos)
Debe indemnizar, pero me parece que 20.000 euros es una cantidad excesiva.
4,6 % (152 votos)
No, Otegi cometió un delito al injuriar al Rey.
70,02 % (2314 votos)