Fukushima Daiichi
El reactor nuclear número 3 de la planta de Fukushima Daiichi tras una explosión producida después del terremoto. Digital Globe/REUTERS

El comisario de Energía de la Comisión Europea, Günther Oettinger, ha calificado este martes de "apocalipsis" el accidente en la central nuclear de Fukushima provocado por el terremoto que afectó a Japón el pasado viernes y ha asegurado que "casi todo está fuera de control" en esa planta.

"Se ha hablado de apocalipsis y yo creo que esta palabra está particularmente bien elegida", ha dicho Oettinger en una comparecencia ante la comisión de Energía de la Eurocámara. El comisario se ha declarado "muy preocupado" por lo que está ocurriendo en las últimas horas en la central de Fukushima por considerar que "casi todo está fuera de control".

"Espero que no ocurra lo peor, pero no podemos excluir que ocurra lo peor en las próximas horas y días", ha avisado el comisario de Energía.

La OIEA

La agencia nuclear de la ONU ha afirmado que teme que se haya producido un daño en el núcleo del reactor 2 de la central de Fukushima, en el nordeste de Japón, tras el devastador seísmo y el posterior tsunami del pasado viernes.

Los elevados niveles de radiación han llevado a desalojar a la mayoría de los empleados que estaban trabajando. Sólo continúan en la planta 50 de las más de 800 personas que trabajaban la mañana de este martes, mientras se ha impuesto una zona de exclusión aérea de 30 kilómetros alrededor de la planta.

Existe la posibilidad de que haya daños en la cámara de relajación dentro del núcleo"Puede haber un daño en el núcleo del reactor", declaró a la prensa en Viena el japonés Yukiya Amano, director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

"Existe la posibilidad de que haya daños en la cámara de relajación dentro del núcleo" del reactor 2 de Fukushima, agregó.

Los sistemas de refrigeración de tres de los seis reactores de la central de Fukushima 1 están averiados y tres explosiones de hidrógeno se produjeron en los reactores 1, 2 y 3.

Situación crítica en el reactor 4

Pero la situación más crítica es ahora la del reactor 4, que la noche del pasado lunes sufrió un incendio.

Tepco, la compañía operadora de la nuclear, ha anunciado que comenzará en dos o tres días a suministrar agua a la piscina de combustible nuclear del reactor, cuyo contenido podría estar hirviendo.

Se han registrado niveles de 400 mili sieverts por hora. La exposición a más de 100 al año es un nivel que puede provocar cáncer.

Otra alternativa, según las informaciones, sería llevar camiones de bomberos lo más cerca posible a la instalación para inyectar agua a través de los agujeros en las paredes.

El reactor 4 había sido desactivado antes del terremoto del viernes para trabajos de mantenimiento. Por eso, las barras de combustible estaban fuera de la coraza de protección del reactor. Aunque las llamas fueron controladas rápidamente, la detonación provocó dos orificios de ocho metros cuadrados en el muro del edificio exterior del reactor, dejando en contacto con el aire la piscina de combustible.

El agua se arrojará desde helicópteros que trasvasarán el líquido a través de esos dos agujeros, según ha explicado un alto cargo de la compañía Tepco. Con ello se espera enfriar las barras de combustible en el interior.

Cerca del reactor 4 se han registrado niveles de 400 mili sieverts por hora, dijo el Gobierno. La exposición a más de 100 mili sieverts al año es un nivel que puede provocar cáncer, según la Asociación Nuclear Mundial.

"Hay muchas diferencias con Chernóbil"

El pasado lunes Amano declaró a la prensa que "es muy poco probable que se convierta en algo como Chernóbil". "Esto ha sido un accidente por un desastre natural sin precedentes, pero no resta fuerza al hecho de que necesitamos una fuente estable de energía como la atómica", afirmó el jefe del OIEA.

Lo más importante es estabilizar los reactores Amano insistió en que "las radiaciones emitidas son limitadas, pero los operarios tienen problemas para refrigerar los reactores. Lo más importante es estabilizar los reactores".

"Hay muchas diferencias con respecto a Chernóbil, no es un accidente causado por el diseño, sino por un desastre natural más allá de la imaginación. Tampoco hay reacción en cadena porque los reactores se cerraron a tiempo. Y Chernóbil no tenía un blindaje primario de contención como es el caso de estos reactores", dijo Amano.

Aludió así al peor accidente nuclear registrado hasta ahora en la historia, ocurrido el 26 de abril de 1986 en la planta nuclear de Chernóbil (antiguamente Unión Soviética, hoy Ucrania), cuando el sobrecalentamiento de un reactor provocó una enorme explosión durante una prueba que simulaba un corte de suministro eléctrico.

Las autoridades japonesas continúan intentando inyectar agua marina a presión en los reactores para enfriar el material radiactivo y aseguran que la cantidad de radiactividad liberada en forma de vapor para rebajar la temperatura ha sido relativamente modesta. "No tenemos ninguna indicación de que se esté produciendo una fusión en el núcleo (en Fukushima)", afirmó por su parte uno de los técnicos del OIEA que asistió a la rueda de prensa del pasado lunes.