El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) ha seleccionado un proyecto desarrollado en Cantabria entre los de buenas prácticas en desarrollo rural e igualdad. Dicha selección busca mostrar y reconocer el camino recorrido en materia de igualdad entre varones y mujeres en el desarrollo rural, durante el periodo de programación anterior.

En esta selección de buenas prácticas se ha buscado la representación equilibrada de los principales ámbitos de actuación, como son la formación para el empleo y el autoempleo de las mujeres; la diversificación de actividades económicas; la dotación de servicios a la población; el fomento de la conciliación de la vida personal, familiar y laboral; la promoción de las mujeres rurales; el uso de las TIC, y la reducción de los desequilibrios de género.

En concreto, el proyecto seleccionado en Cantabria es el de 'Estrategia de Formación en servicios ligados a las necesidades de la población', y ha sido desarrollado, a través de la Iniciativa Leader + por el Grupo de Acción Local Campoo-Los Valles, como entidad promotora, y por los ayuntamientos de los pueblos de la comarca: Campoo de Enmedio, Campoo de Yuso, Hermandad de Campoo de Suso, Las Rozas de Valdearroyo, Pesquera, Reinosa, Santiurde de Reinosa, San Miguel de Aguayo, Valdeolea, Valdeprado del Río y Valderredible.

Según el informe, consultado por Europa Press, este proyecto, enmarcado en el ámbito de la formación y el empleo, y cuyo objetivo general es mejorar la situación laboral y la calidad de vida de las mujeres de la comarca a través de servicios de proximidad, ha sido seleccionado porque permite profesionalizar actividades tradicionalmente realizadas por mujeres sin ningún tipo de reconocimiento ni de remuneración, ofreciendo la oportunidad de una inserción laboral para los y las participantes.

La población beneficiaria es en su mayoría mujeres de la comarca, así como los colectivos beneficiarios de los servicios sociales: personas cuidadoras, personas dependientes que requieren asistencia domiciliaria, niños, ancianos, etc.

Como objetivos específicos del proyecto están el fomento de la formación y la inserción laboral de mujeres de la comarca de Campoo-Los Valles en el área de los servicios sociales; hacer visible, profesionalizar y revalorizar el conocimiento y trabajo tradicional de las mujeres; así como mejorar los servicios sociales a la población, y con ello la calidad de vida de las mujeres reduciendo sus cargas familiares.

Proyecto transferible

El proyecto surgió durante el período de programación 2000-2006, a partir de la necesidad detectada por varios ayuntamientos de la comarca Campoo-Los Valles de organizar cursos de formación para la población de la comarca. El Grupo de Acción Local promotor del proyecto decidió la temática de los cursos en función de las carencias detectadas en cada municipio. Es decir, con la colaboración de los ayuntamientos se organizaron en cursos basándose en las necesidades de cada municipio y ampliándolas a toda la población comarcal.

La media de duración de los cursos fue de 100 horas aproximadamente y se impartieron en espacios cedidos por los ayuntamientos, como por ejemplo antiguas escuelas municipales. Para no excluir por motivos económicos a ninguna persona interesada, la formación fue de carácter gratuito. Además, los horarios fueron consensuados previamente con el alumnado para compatibilizar los cursos con su disponibilidad horaria.

La asistencia media por curso fue de 15 personas, en su mayoría mujeres de la comarca en situación de desempleo. La asistencia colectiva a los cursos contribuyó a paliar la sensación de aislamiento que a veces siente la población local, favoreciendo la relación entre las personas de distintas localidades.

Según destaca el informe, en general no existieron grandes dificultades al organizar y realizar los cursos de formación. Sólo algunas de las mujeres no pudieron asistir a todas las clases por incompatibilidad con su disponibilidad horaria.

Entre los aspectos a destacar el informe indica que la escasez generalizada tanto de servicios de proximidad en el medio rural como de actividades formativas específicas, hace que este proyecto tenga "un elevado carácter transferible" a otras comarcas con las mismas características.

Destaca al respecto que, dado que el medio rural español se caracteriza por presentar una fuerte tendencia al despoblamiento y un déficit en infraestructuras y servicios a la población, repercutiendo con ello negativamente en la calidad de vida de la población rural, el proyecto cántabro es "claramente transferible" a gran parte del territorio rural español.

También apunta que es interesante el hecho de que el Grupo de Acción Local Campoo-Los Valles consiguiese realizar estos cursos y cubrir las necesidades comunes expresadas por los ayuntamientos de la comarca, de manera individual. Señala al respecto que la organización de la formación a nivel comarcal en un territorio tan disperso como el cántabro, con cierto grado de aislamiento geográfico y escasamente poblado, es un elemento "muy destacable" de este proyecto.

Por otra parte, el contacto con la empresa de servicios a domicilio supone una garantía de inserción laboral para gran parte de las personas que asisten a los cursos; de este modo se evita el posible fracaso que supone impartir formación sin unas expectativas claras de inserción laboral.

Gal campoo-

Los valles

El Grupo de Acción Local Campoo-Los Valles se encuentra en la zona central de Cantabria. Agrupa a trece municipios en 706 kilómetros cuadrados, con una población aproximada de 22.000 habitantes. Limita al norte con Saja-Nansa, al sur con País Románico y por el este con Pas-Pisueña-Miera. Reinosa es la capital del territorio y el núcleo de población donde se concentran los servicios públicos.

La población media de los municipios de la comarca estaba en el año 2001 en torno a los 1.700 habitantes. Esta población se encuentra dispersa en pequeños núcleos habitados, que a menudo se encuentran condicionados por cierto aislamiento fisiográfico. La tendencia poblacional de la zona es marcadamente regresiva, y la población se encuentra inmersa en un importante proceso de envejecimiento.

La comarca tiene un índice de masculinidad de 94%, es decir, el número de mujeres es bastante superior al de los varones. Esta cifra no coincide con el resultado esperado para el medio rural, que se caracteriza por un cierto grado de masculinización en su población.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.