Milosevic aparece muerto en su celda en La Haya - emisora serbia
Reuters Reuters

'Milosevic fue encontrado sin vida en la cama de su celda en la unidad de detenciones de las Naciones Unidas', dijo el Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia en un comunicado.

El Tribunal informó de que un oficial médico confirmó la muerte del ex dictador yugoslavo y que la policía y el forense holandés han comenzado una investigación. Además se ha solicitado una autopsia completa y un examen toxicológico, y se ha informado a la familia del ex dictador yugoslavo.

El antiguo dirigente de 64 años tenía un problema cardiaco y alta presión sanguínea, lo que había provocado repetidas interrupciones de su juicio en La Haya, donde se le acusaba de genocidio y crímenes contra la humanidad durante la sangrienta desintegración de Yugoslavia en los años 90.

Desde 1990, cuando subió al poder en medio del vacío causado por la muerte del mariscal Tito, el dictador yugoslavo, Milosevic controló el país con mano férrea hasta que fue derrocado en 2000.

'Con la muerte de Milosevic ha dejado la escena uno de los principales actores, si no el principal, de las guerras balcánicas de finales del siglo XX', declaró a la prensa el ministro de Asuntos Exteriores francés, Philippe Douste-Blazy, quien añadió que la muerte fue por causas naturales.

Desde Estrasburgo, su homólogo español, Miguel Ángel Moratinos, afirmó: 'Lógicamente el señor Milosevic tendrá que ser juzgado por la historia, también por la nación serbia, por los Balcanes, por la comunidad internacional (...) no creo que su fallecimiento afecte al futuro de los Balcanes, todo lo contrario'.

Milosevic estaba acusado de 66 cargos por genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra en unos complejos procesos judiciales sobre los conflictos en Bosnia, Croacia y Kosovo de la década de los 90. Dado que estudió leyes, encabezó su propia defensa.

Ya había usado casi todo su tiempo de defensa, lo que parecía indicar que el juicio podría terminar en los próximos meses.

'NO HAY INDICIOS DE SUICIDIO'

Una portavoz del tribunal dijo que no era posible referirse a las causas de la muerte hasta que se realice la autopsia, pero agregó: 'No tenemos ningún indicio de que haya sido un suicidio'.

Dos cardiólogos que le trataban en La Haya habían advertido que se enfrentaba al riesgo potencial de una dolencia que puede ser mortal conocida como emergencia por hipertensión, provocada cuando el aumento repentino de la presión arterial que perjudica el corazón, los riñones y el sistema nervioso central.

El mes pasado, el tribunal denegó una solicitud de Milosevic de viajar a Rusia con el objetivo de someterse a un tratamiento médico con un especialista, argumentando que su juicio, que ya llevaba cuatro años, se encontraba en el tramo final y que podría no regresar.

Allí vive su hermano Bronislav, que el sábado culpó de la muerte al Tribunal de la ONU, y se cree que también su mujer y su hijo.

El mes pasado Milosevic aseguró que su salud estaba empeorando y que escuchaba ruidos en su cabeza.

Ha sido el acusado de mayor importancia en sentarse en este tribunal de la ONU, que todavía busca a seis acusados, entre ellos el ex dirigente serbobosnio Radovan Karadzic y el ex general serbobosnio Ratko Mladic, ambos acusados de genocidio.

/Por Nikolas Leske/