Preguntado sobre quién creía que estaba detrás de ellos, terroristas islamistas o ETA, Aznar se limitó a contestar «que quienes lo planificaron no se esconden en desiertos lejanos, ni en montañas remotas, no diré más».

En cuanto a la invasión de Irak, el ex presidente aseguró que «Dios nos juzgará a todos, pero es seguro que el mundo se habría comportado muy mal si Sadam estuviese aún al mando».

NOTICIAS RELACIONADAS