Representantes del PP
Imagen de los representantes del PP en la convención autonómica que han organizado en Palma de Mallorca. MONTSERRAT T DIEZ / EFE

El presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, junto con los demás candidatos autonómicos del PP, ha firmado este sábado el manifiesto de los populares para comprometerse a una gestión austera, reformista y limpia de prácticas corruptas.

Ha sido el acto estelar de la jornada de clausura de la convención autonómica que los populares han organizado en Palma los dos últimos días, y al que han acudido todos los candidatos del partido en cada uno de los territorios del país, excepto la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, todavía superando la reciente operación de cáncer de mama.

Con las salvedades del presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y de los líderes del PP de Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, y de Euskadi, Antonio Basagoiti, ya que ninguno de ellos afronta periodo electoral, los candidatos del partido de Rajoy han estado arropando a su líder nacional.

En el escenario, sobre taburetes, se han colocado todos ellos, así como los integrantes de la dirección, Esteban González Pons, María Dolores De Cospedal y Javier Arenas, estos últimos en condición de secretaria general y candidata en Castilla-La Mancha y de vicesecretario de Política Autonómica y Local, respectivamente.

Ha comenzado el acto, y sin embargo, la atención se ha orientado hacia el taburete vacío, el de Francisco Camps, que ha llegado tarde.

Su presencia acaparó la expectación ayer, a su llegada al hotel donde tiene lugar el evento del PP; unos minutos después, cuando tomó la palabra en la Convención; y por la noche, cuando la organización del evento preparó una fotografía entre Camps y Rajoy que se saldó con un frío saludo y con una frase del líder nacional que resumió el acontecimiento: "Bueno, con esto ya hemos cumplido".

Además, al presidente de la Generalitat acompaña siempre una delegación numerosa del PP valenciano, y sus integrantes, siempre que Camps toma la palabra o entra en escena, le aclaman y le aplauden con estruendo.

Tras la lectura del manifiesto a cargo de Cospedal, los barones, uno por uno, de presidentes en ejercicio a candidatos desde la oposición, han estampado su firma, Camps entre ellos.

El documento del PP, una especie de decálogo, es un compromiso de los populares para el periodo 2011-2015 que tiene como premisas: la austeridad, la transparencia, el reformismo, la libertad, las oportunidades, la confianza, el diálogo, la solidaridad, la cohesión y la regeneración.

Dentro de éste último principio, los populares dicen textualmente:

"Nos comprometemos a recuperar el prestigio de nuestras instituciones con una acción política responsable y ejemplar. Una acción política que no sólo sea limpia y respetuosa con las reglas y con los procedimientos de nuestro Estado de Derecho, sino que, además, impulse la limpieza y el respeto a esas reglas en todos los ámbitos de la vida pública".