El hombre ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital San Jorge de Huesca por triquinosis —enfermedad parasitaria que se adquiere al consumir carne con larvas de parásito— permanece ingresado, igual que otras tres personas, que se encuentran en planta, todos ellos estables, según ha informado el Departamento de Salud y Consumo del Gobierno de Aragón.

Estas personas ingresaron en el hospital después de haber comido embutidos elaborados por carne de jabalí en una comida privada. Este martes falleció un hombre en la UCI del Hospital San Jorge, vecino de Huesca, de 54 años, que había ingresado junto a estas personas por el mismo motivo.

Dos de los afectados, una pareja de rumanos, residen en una finca cercana a Lupiñén. El alcalde de esta localidad, Joaquín Til, ha manifestado que "las personas que han ingerido estos alimentos de jabalí lo han hecho de buena fe".

Según ha argumentado, "si ellos no cazaron el jabalí, y ellos no fueron tan irresponsables de cazarlo, hacer embutidos y comérselos sin llevar a analizar, alguien se lo dio y cuando alguien te da algo das por hecho que está analizado".

A esto ha añadido que "si existen unas normas de conducta, las vamos a cumplir, aunque yo no sé si la persona que tiene que analizar la carne es la que mata al jabalí o es la persona a la que se le regala, pero también entiendo que si das un jabalí lo normal es que lo des analizado".

Triquinosis en aragón

El jefe del Servicio de Salud Alimentaría y Ambiental del Gobierno de Aragón, Alberto Alcolea, ha informado de que la tasa de triquinosis en Aragón responde a la media. Según los datos de la campaña de 2009, se detectaron diez animales positivos a triquina en Aragón, entre 4.547 jabalíes que se abatieron.

"El porcentaje es muy pequeño, pero hay que tener presente que la distribución que se suele hacer de estos productos entre los cazadores es amplia", ha apuntado Alcolea.

Asimismo, ha indicado que la triquinosis es "muy improbable" que se dé en animales criados en explotaciones ganaderas o en domicilios "porque las medidas que se llevan a cabo de control de roedores hacen muy difícil que puedan trasladar hasta allí; pero en el medio natural esta posibilidad no está controlada".

El Departamento de Salud y Consumo del Gobierno de Aragón posee una orden que regula la investigación de triquina en carnes, que marca cómo debe actuarse, la cantidad de carne que debe tomarse de cada animal sacrificado y de qué partes del animal hay que tomarla por ser las más frecuentes de infestación.

Así, es preciso llevar la carne a analizar a las zonas veterinarias dependientes del Gobierno de Aragón o a los veterinarios colaboradores que hay en todas las provincias, que suelen dar servicio en fin de semana. Los resultados se obtienen en 24 horas.

Alcolea ha expuesto que "la triquinosis es una parasitosis que sufren los animales domésticos". También lo puede sufrir el cerdo doméstico o el cerdo de explotaciones ganaderas para ser consumido, "además de otras especies animales" de las que "si no analizamos sus carnes, que luego consumiremos, y no detectamos la presencia de estas triquinas, pueden trasladarnos esa infestación parasitaria y acabar en triquinosis".

Consulta aquí más noticias de Huesca.