Representantes de Comisiones Obreras se han reunido con la Subdirección del Organismo Autónomo Parques Nacionales y un equipo técnico del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) para trasmitirle su rechazo a las propuestas de Parque Nacional de las Cumbres de la Sierra de Guadarrama que han presentado los gobiernos autonómicos de Madrid y Castilla y León.

Así, CC.OO. considera que la propuesta presentada por estos gobiernos regionales "no encaja" en las exigencias que define la Ley 5/2007 de Parques Nacionales, sobre todo en lo que se refiere a la "fragmentación de su superficie" y señala, en el mismo sentido que lo ha hecho el MARM, que se trata de "un parque inviable".

Concretamente, sobre la vertiente madrileña del parque, el sindicato califica de "inaceptable" la fragmentación del espacio natural y el hecho de que favorece, a su juicio, usos incompatibles con la definición misma de un parque nacional. Además, subraya que "no garantiza la continuidad de la funcionalidad y coherencia ecológica del Guadarrama", una zona que considera "seriamente dañada ya por el ladrillo y la expansión urbana".

En ese sentido, acusa al gobierno de la Comunidad de Madrid de devaluar el proyecto y de imponer unos recortes "injustificables" desde la lógica técnico-científica porque los científicos hablan de 60.000 hectáreas como la extensión mínima que debería tener el parque, mientras que la propuesta remitida al Ministerio la reduce 21.740 hectáreas, ubicadas exclusivamente en las cumbre, "hasta el punto de que cambia la propia denominación", puesto que ya no se habla de Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama sino de Parque Nacional de las Cumbres de la Sierra de Guadarrama.

Asimismo, critica que el proyecto excluye zonas de ladera y piedemonte, de mayor biodiversidad y bioproductividad que las cumbres y de notable riqueza paisajística, porque allí se ubican los bosques serranos (pinares, rebollares, encinares, fresnedas y bosques galería), prados adehesados y pastizales, precisamente las zonas situadas cerca de los pueblos serranos y sobre las que están proyectados grandes crecimientos urbanísticos que amenazan los valores naturales y paisajísticos del Guadarrama.

En ese sentido, acusa la propuesta madrileña de tener "intención evidente" de evitar limitaciones al crecimiento urbanístico o "allanar el camino para que buena parte de las más de 40.000 nuevas viviendas y cuatro campos de golf proyectados se hagan realidad".

En cuanto al gobierno de Castilla y León, CCOO lamenta la "extrema lentitud" con que se ha abordado la tramitación del Espacio Natural Protegido Sierra de Guadarrama por parte de la administración autonómica, un retraso al que achaca que se hayan permitido que "muchas de las amenazas, fundamentalmente de carácter urbanístico" y que ya habían sido identificadas hace muchos años hayan tenido "su efecto negativo sobre los valores culturales y ambientales de este espacio singular.

En todo caso, valora que la vertiente norte de la sierra sigue albergando en "muy buen estado de conservación" hábitats de especial interés, pues constituyen zonas básicas para la conservación de especies protegidas como el águila imperial ibérica, la cigüeña negra o el buitre negro. A este respecto apunta que estas zonas "deberían estar incluidas en el parque nacional, evitando discontinuidades en el área protegida".

Por otro lado, advierte de que la permanencia indefinida de la estación de esquí de Navacerrada en el centro de este espacio natural supondría introducir "un cambio de prioridades" en una zona "especialmente importante para la conservación de los hábitats" puesto que estas instalaciones conlleva un uso intensivo del territorio, que para el sindicato resulta "incompatible con la pervivencia" de las especies que se han refugiado en este territorio, por lo que insiste en la necesidad de "un cambio gradual" de uso en un plazo razonable.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.