El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha abogado este lunes en Vigo por que las cajas de ahorro recuperen "terreno" y traten de colocarse en "la mejor situación", con vistas a los próximos test de estrés que realice la Comisión Europea.

En declaraciones a los medios previas a su participación en una asamblea de delegados del sindicato en Vigo, Méndez ha incidido en que no está de acuerdo con el "planteamiento" del Gobierno sobre las cajas de ahorros.

De hecho, ha advertido de que una "bancarización" tendrá consecuencias en lo que respecta a ajustes de plantilla, "reducción" del ámbito de actuación de la obra social y "estrechamiento" del crédito a familias, microempresas y autónomos.

De igual forma, ha asegurado no creer que el ritmo planteado por el Gobierno "pueda distorsionar el impacto" de los test de estrés.

Con todo, y tras insistir en su desacuerdo con el planteamiento del Ejecutivo, ha indicado que las cajas deberían aprovechar para "situarse lo mejor posible" con vistas a junio —en alusión a los test—. "Lo que tienen que hacer es recuperar terreno e intentar colocarse en la mejor situación", ha sentenciado.

Pacto social y convenios

Cándido Méndez ha realizado estas declaraciones antes de participar en una asamblea de delegados, en la que también se abordó el Acuerdo Social y Económico y la situación en la que se encuentran las negociaciones en materia de convenios colectivos.

A respecto del primer asunto, ha recalcado que el acuerdo firmado "va más allá que el contenido en materia de pensiones", destacando ámbitos como la industria, la política energética, la innovación y las políticas activas de empleo.

En cuanto a la postura crítica y de movilizaciones que mantiene la CIG por estar en contra del pacto alcanzado, el secretario xeral de UGT en Galicia, José Antonio Gómez, ha acusado a la central nacionalista de permanecer instalada en el "insulto y la descalificación" por "no tener argumentos".

"Podemos entender las críticas aunque no las compartamos", ha asegurado Gómez, quien ha advertido de que lo que no permitirá es "el insulto y la descalificación" y ha pedido a la CIG que "arrime el hombro". "El tiempo da y quita razones y yo estoy convencido de que el tiempo nos dará la razón", ha zanjado.

El segundo de los asuntos abordados en la asamblea fue el de los convenios colectivos, una negociación que está en una fase que Cándido Méndez ha calificado como "determinante". Así, ha considerado que "llegar a un acuerdo" es una "obligación" para sindicatos y patronal, si bien ha reconocido que es una tarea "difícil".

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.