La organización internacional de conservación marina Oceana ha destacado que "aplaude" las diferentes iniciativas que se han venido desarrollando en comunidades autónomas como Cantabria o Cataluña "para el definitivo despegue" de la energía eólica marina, y ha subrayado la necesidad de que gobiernos y cc.aa entiendan el "enorme" potencial energético que ofrecen a largo plazo los mares y océanos.

En un comunicado, Oceana valora los pasos que se están dando tanto en Canarias, con el lanzamiento de su Atlas Eólico Marino, como en Portugal con la propuesta de desarrollar un primer prototipo de aerogenerador flotante, así como las diferentes iniciativas que se han venido desarrollando en Cantabria o Cataluña "para el definitivo despegue de la eólica marina en el sur de Europa".

Al respecto, Xavier Pastor, director ejecutivo de Oceana en Europa, señala que es necesario que los países mediterráneos "sigan la ruta ya trazada por el norte de Europa, aprendiendo por una parte de la experiencia ya conseguida y afrontando nuevos retos como el desarrollo de tecnología flotante".

"Sólo conseguiremos un verdadero avance si seguimos potenciando la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación y si los diferentes gobiernos se deciden a dar un verdadero impulso a este sector", añade Pastor.

Según los datos de Oceana, durante el año 2010 se instalaron en Europa 308 nuevos aerogeneradores marinos, con lo que la potencia instalada ascendía a finales del año a 2.946 MW. Esta cantidad de MW se encuentra distribuida en 9 países del norte de Europa, "con un claro liderazgo" del Reino Unido.

Sin embargo, la organización conservacionista resalta que aún no existe ningún parque eólico offshore en el Mediterráneo, en parte por el menor recurso eólico disponible, en parte por las grandes profundidades cerca de la costa "y en parte por la poca iniciativa e impulso de los diferentes gobiernos".

En este sentido, Oceana considera "fundamental" que los gobiernos y las comunidades autónomas "entiendan el enorme potencial energético que nos ofrecen a largo plazo los mares y océanos y que se encaminen a un aprovechamiento sostenible con el medio".

Advierte al respecto que "la enorme dependencia" de las economías respecto a las importaciones de petróleo y gas, la "alta volatilidad" de los precios de este tipo de energía y la creciente concentración de sus reservas y sus producciones en regiones "políticamente inestables" hacen aumentar de "manera alarmante" la incertidumbre en los mercados.

Considera por ello que la única vía para frenar esta tendencia es una mayor diversificación en el suministro de fuentes de energía primaria y una mayor participación de energías limpias y renovables.

Según el portavoz de Oceana, es necesario reducir las emisiones de CO2 de origen humano provenientes principalmente de la quema de combustibles fósiles, como es el caso del petróleo. Advierte que seguir concediendo permisos de investigación de hidrocarburos que terminan en futuras plataformas petroleras y que "inevitablemente se transforman en más CO2 en nuestra atmósfera y en nuestros océanos" no sigue las políticas de cambio climático marcadas por la UE.

"Si queremos frenar esta tendencia, debemos continuar apostando por una mayor participación de la cuota de energías renovables en el mix energético global", concluye Pastor.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.