El Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), organismo encargado de pagar los salarios e indemnizaciones a los trabajadores cuyas empresas están en quiebra o concurso de acreedores, abonó en prestaciones en Cantabria en enero de este año un total de 1.004.400 euros, lo que supone un 19,3 por ciento más (166.354 euros más) de lo abonado en igual mes de 2010.

Según datos del Ministerio de Trabajo e Inmigración, consultados por Europa Press, de dicha cifra, 782.700 euros correspondieron al pago de prestaciones por insolvencia y 221.700 euros al pago de prestaciones por regulación, con crecimientos del 4,6 y del 98,3 por ciento respectivamente.

Las prestaciones por insolvencia incluyen el importe de las indemnizaciones y salarios pendientes de pago motivados por declaración de insolvencia en los Juzgados de lo Social, suspensión de pagos, quiebra, concurso de acreedores y fuerza mayor, así como los salarios de tramitación acordados por la jurisdicción competente.

Por su parte, las prestaciones por regulación recogen, únicamente, las indemnizaciones correspondientes al 40% de la indemnización legal que corresponde a los trabajadores de empresas de menos de 25 trabajadores en los casos de despido colectivo y despido por causas objetivas derivadas de la necesidad de amortizar puestos de trabajo.

Según los datos del Ministerio, los expedientes resueltos por el Fogasa en enero de este año afectaron en la comunidad autónoma a 129 empresas, un 84,2 por ciento más y a 241 trabajadores, un 54,4% más.

De los trabajadores, 149 fueron beneficiarios de las prestaciones por insolvencia, un 29,5% más, y 92 de las de regulación, con un aumento en este caso del 124,3 por ciento.

En cuanto a las empresas, del total de las afectadas, 68 lo fueron por declaración de insolvencia, aumentando un 47,82 por ciento respecto al año anterior, y 61 por regulación, en este caso, un 154,1% más.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.