La Península se encuentra entre la influencia de una borrasca fría que está en el Mediterráneo y un anticiclón en el Atlántico y, entre medias, discurre una corriente de vientos del norte y del nordeste que han provocado un descenso de las temperaturas y un tiempo inestable que se prolongará, probablemente, "hasta el sábado o el domingo", según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Así, el portavoz de la AEMET ha explicado a Europa Press que las precipitaciones afectan fundamentalmente al área pirenáica y cantábrica e incluso a puntos del sistema Ibérico y del sistema Central y que la cota de nieve es "bastante baja", ya que en el tercio norte peninsular se sitúa entre los 400 y 600 metros de altura; entre los 600 y 800 metros de altura en el resto de la mitad norte y 800 metros de altura en Baleares.

Además, ha señalado que la situación será "muy parecida este lunes, el martes e incluso el miércoles", cuando la borrasca fría empezará a marcharse de la Península, aunque ese mismo día comenzará a formarse otra borrasca al oeste de la Península, que hará remitir a los vientos del norte y pasen a ser flojos y de componente sur o sureste.

De este modo, espera que las temperaturas se suavizarán "un poco" y que aumente la nubosidad así como precipitaciones escasas o poco importantes, sobre todo en el interior. "No cabe esperar tiempo anticiclónico, sin viento, ni cielos soleados esta semana", ha apuntado.

Rivera reconoce que, de momento, "no está claro el prónostico a partir del miércoles", que se irá conociendo en función de dónde ubique la borrasca atlántica, mientras que la primera mitad será de viento frío, ventoso y con heladas nocturnas. En todo caso, ha añadido que en marzo "todavía" pueden entrar temporales fríos, por lo que "no diría que este puede ser el último mes del invierno".

Récord de temperaturas

Asimismo, el portavoz de la AEMET ha destacado que este sábado se registraron temperaturas "bastante altas" e incluso se batió una efemérides en Murcia, donde se alcanzaron 29,4 grados centígrados, datando la máxima anterior (28,7 grados centígrados) de febrero de 1990. También en Huesca se llegó este sábado hasta 21 grados centígrados en el aeropuerto de Monforite, un valor que iguala el anterior récord, de febrero de 1990.

Para Rivera, aunque las temperaturas de este fin de semana han sido "algo más altas de lo normal", se encuentran dentro de "las oscilaciones bruscas" de los últimos años. En cuanto al domingo, ha dicho que las máximas llegaron a 17,4 grados centígrados en Murcia; 21,7 grados centígrados en Las Palmas de Gran Canaria; 21,8 grados centígrados en Santa Cruz de Tenerife y Málaga; 20 grados centígrados en Sevilla y Valencia. Por el contrario, esta madrugada se han registrado -2,6 grados centígrados en Salamanca; -2,2 grados centígrados en Ávila y -1,7 grados centígrados en Segovia.

En cuanto a las precipitaciones, ha comentado que se recogieron 23 litros por metro cuadrado en Pamplona; 19 litros por metro cuadrado en Vitoria; 16 litros por metro cuadrado en San Sebastián; 22 litros por metro cuadrado en Bilbao.

Consulta aquí más noticias de Murcia.