Caja Rural de Asturias ha explotado durante el pasado ejercicio unos activos medios de 2.895 millones de euros que permitieron un beneficio atribuido de 13,40 millones de euros, 18,48 por ciento inferior al registrado en el ejercicio anterior y 4.19 por ciento superior a la cifra presupuestada por la entidad financiera.

El pasado año el margen de negocio ascendió a 69.838 mientras que en el año 2009 fue de 79.413 euros, lo que equivale a una variación de -12,05 por ciento, según ha informado la entidad bancaria.

La cifra final del Balance alcanza los 2.899 millones de euros, un 7,43 por ciento más que en el ejercicio pasado. El negocio con clientes aumentó un 2,43 por ciento y supera los 4.415 millones de euros. De este incremento, un 1,68 por ciento corresponde a un aumento de los recursos y un 3.17 por ciento a la inversión.

Durante el ejercicio 2010 Caja Rural de Asturias ha puesto en vigor 15.130 operaciones de crédito por un importe de mas de 505 millones de euros.

La entidad financiera asturiana sigue manteniendo un criterio exigente en la valoración de los riesgos subjetivos con un seguimiento constante de las operaciones irregulares. A mes de diciembre, el índice de cobertura de la entidad ascendió al 56,12 por ciento sobre un contenido ratio de morosidad del 4,87 por ciento.

Plan estratégico

El ejercicio 2010 puso fin a un plan estratégico elaborado en el 2006 para cuatro años que se esperaban de crecimiento y mostraron una crisis económica no conocida desde los años treinta.

Durante este periodo, Caja Rural de Asturias ha incrementado el volumen de negocio en 1.121 millones de euros, sus fondos de reserva en 73,16 millones, dotando sus provisiones para cubrir la morosidad en 60,68 millones de euros.

Estas cifras ofrecen una cobertura del plan denominado Horizonte 2010 superior al 80 por ciento, pese a la profunda crisis registrada en los dos últimos años

Consulta aquí más noticias de Asturias.