El portavoz del Grupo Municipal Popular, Julio Martínez, ha dicho que la alcaldesa Aina Calvo debería asumir las "responsabilidades políticas" que le corresponden derivadas de la contratación de informadores medioambientales por parte del consistorio que, supuestamente, se dedicaban a trabajar para UM, cuyas contrataciones están siendo actualmente investigadas en el marco de la Operación Pícnic.

Martínez ha hecho estas declaraciones en los pasillos del consistorio palmesano en referencia a la denominada Operación Pícnic, que investiga una supuesta trama de corrupción consistente en la utilización de fondos públicos para captar votos para UM.

Las investigaciones que se están desarrollando en el marco de la nueva operación de presunta corrupción, bautizada como 'Picnic' e iniciada este viernes por orden del Juzgado de Instrucción número 8, apuntan a que Unió Mallorquina (UM) contrató a través del Instituto Municipal de Formación Ocupacional y Trabajo (Imfof) a una veintena de informadores medioambientales cuya única función era, en realidad, captar afiliados para el partido.

Según Martínez, fue Calvo y el teniente de alcaldesa Eberhard Grosske quienes "aprobaron y justificaron" la contratación de dichos informadores medioambientales en una Junta de Gobierno celebrada en abril de 2008.

Por ello, ha considerado que "son ellos los que tendrían que aclarar a los ciudadanos y ciudadanas el por qué en aquél momento aprobaron dar apoyo a la contratación de estos informadores medioambientales".