El Consejo de Participación de las Víctimas del Terrorismo del País Vasco comparecerá ante el Parlamento autonómico para tratar de recabar el apoyo de los partidos a su proyecto para la creación de un centro dedicado a la memoria de las víctimas del terrorismo.

Los representantes de este consejo, un órgano consultivo del Gobierno vasco encargado de canalizar las propuestas y la participación de los damnificados en los asuntos que les afectan, se han reunido este lunes con la presidenta del Parlamento autonómico, Arantza Quiroga.

El presidente de este foro, José Luis de la Cuesta, ha explicado a los medios de comunicación que el encuentro ha supuesto la presentación formal del consejo, constituido en abril de 2010, ante la presidenta de la Cámara. En la reunión también han estado presentes, como miembros del Consejo, el consejero de Interior, Rodolfo Ares, y la directora de Atención a las Víctimas del Terrorismo del Gobierno vasco, Maixabel Lasa.

De la Cuesta ha informado de que el órgano que preside solicitará una comparecencia ante la Ponencia de víctimas del terrorismo del Parlamento para presentar su proyecto sobre la creación de un centro dedicado a la memoria de los damnificados.

La propuesta, según ha explicado, cuanta ya con el respaldo del Gobierno autonómico, por lo que el objetivo ahora es recabar el apoyo de los grupos parlamentarios. Este centro o instituto se dedicaría, entre otras funciones, a desarrollar programas y estrategias relacionadas con la memoria de los damnificados por el terrorismo.

El presidente del Consejo ha citado como posible referencia de este centro el Memorial Democratic de Cataluña, si bien ha reconocido que el objetivo de esta entidad es diferente. El centro catalán está dedicado a la recuperación de la memoria democrática durante el periodo comprendido entre 1931 y 1980. ETA y GAL

De la Cuesta ha explicado que el centro estará dedicado a todas las personas a las que se refiere la Ley de víctimas aprobada por el Parlamento vasco en 2008, la cual incluye a las víctimas de ETA, el GAL y a grupos de extrema derecha.

La constitución de un centro de este tipo se sustenta, según ha explicado, en el artículo 8 de la Ley de Reconocimiento y Reparación a las Víctimas del terrorismo aprobada por el Legislativo autonómico el 19 de junio de 2008. Dicho artículo establece que "los poderes públicos vascos promoverán el asentamiento de una memoria colectiva que contribuya a la convivencia en paz y libertad y a la deslegitimación total y radical de la violencia".

El segundo apartado del mismo artículo indica que "el derecho a la memoria tendrá como elemento esencial el significado político de las víctimas del terrorismo, que se concreta en la defensa de todo aquello que el terrorismo pretende eliminar para imponer su proyecto totalitario y excluyente".

Asimismo, la norma indica que "el mantenimiento de la memoria y del significado político de las víctimas del terrorismo constituye además una herramienta esencial para la deslegitimación ética, social y política del terrorismo".

Consulta aquí más noticias de Álava.