De todos modos, ha advertido de que, "en general, en cualquier municipio podría haber alguna especie afectada". Según ha señalado a Europa Press, desde que comenzó esta plaga, la Consejería ha invertido más de nueve millones de euros en la lucha contra el picudo rojo, de los que unos dos millones se han desembolsado en los últimos años.

Asimismo, desde que se diera luz verde al decreto de 2010 en el que se establecía de utilidad pública la lucha por el picudo rojo, "desde la Junta seguimos impulsando la investigación desde nuestros institutos de Investigación y Formación Agraria y Pesquera", ha afirmado.

Ha asegurado, además, que "seguimos haciendo seguimientos y asesorando" a los ayuntamientos y a los propietarios de palmeras, tanto a los viveros como a los particulares, quienes, desde que se declaró esta utilidad pública, tienen una competencia exclusiva en la eliminación de aquellos vegetales afectados, a hacerlos recuperables o a los tratamientos de los mismos.

Aún así, la delegada de Agricultura y Pesca ha subrayado que la Consejería ha invertido unos 300.000 euros cada año a dar continuidad a la investigación y a las jornadas de difusión sobre los tratamientos, en los que, según ha afirmado, "se está avanzando cada año".

Por último, la representante del Gobierno andaluz ha apuntado que la normativa europea obliga también a realizar un mapa de zonas afectadas, lo que permite llevar a cabo un control respecto a la limitación de las mismas.

Bermúdez ha lamentado, no obstante, que se trata de "un problema que ojalá tuviese una fácil solución, pero la ciencia ha demostrado que no". A pesar de ello, desde la Consejería "seguimos colaborando e intentando que los tratamientos tengan resultados", ha declarado.

Proyecto de vigilancia

El Ayuntamiento de Málaga anunció la semana pasada que más de 80 voluntarios van a participar en el proyecto de vigilancia y seguimiento 'Voluntariado para la detección y lucha contra la plaga del picudo rojo', que pondrán en marcha el Patronato Botánico Municipal 'Ciudad de Málaga', el Servicio de Parques y Jardines del Consistorio y el Área de Participación Ciudadana.

El objetivo reside en detectar el picudo rojo en los primeros síntomas de ataques a las palmeras del género Phoenix, ya que, según la concejala de Sostenibilidad y Servicios, Teresa Porras, en la actualidad hay afectadas por esta plaga un total de 1.420 palmeras, de las que 1.120 son privadas y 300, públicas.

Consulta aquí más noticias de Málaga.