El ayuntamiento de Palma ha aprobado por unanimidad este lunes la ordenanza reguladora del uso cívico de los espacios públicos de Palma, que prohíbe las concentraciones de tipo lúdico, deportivo o asociadas a la práctica del 'botellón' que alteren gravemente la convivencia ciudadana en determinadas situaciones y zonas de la capital balear.

Así, todos los grupos del Consistorio han votado favorablemente a la ordenanza, a la que un total de once entidades han presentado en torno a 180 alegaciones al borrador.

En concreto, la ordenanza prohíbe las concentraciones en los supuestos anteriores cuando deterioren la tranquilidad del entorno, produzcan situaciones denigrantes para los viandantes o dificulten la utilización normal del espacio público. Además, también se disolverán las concentraciones a las que acudan menores que consuman bebidas alcohólicas u otras drogas.

En el caso de que estas situaciones se produzcan de manera reiterada en una misma zona y la implementación de otras medidas preventivas y de intervención se demuestren "insuficiente", la Junta de Gobierno Local podrá declarar esta zona como "área de intervención especial".

Esto significará que estas zonas podrán ser delimitadas e impedir que, entre las 22.00 y las 8.00 horas, se produzcan concentraciones que puedan facilitar la repetición de las situaciones que alteran la convivencia. (

Habrá ampliación)