Juana de Aizpuru recibirá este lunes 28 de febrero el título de Hija Predilecta de Andalucía, un reconocimiento oficial a la labor realizada, que la galerista califica de "halagador y muy entrañable".

Nacida en Valladolid, criada en Madrid, y con una vida a caballo entre la capital española y Sevilla, De Aizpuru ha señalado en una entrevista a Europa Press "sentirse muy sevillana" porque en esta ciudad "nacieron mis hijas, abrí mi primera galería en 1970 —cerrada en 2005—, hice un gran trabajo profesional, y por ello este reconocimiento oficial es maravilloso", insiste.

Asimismo, preguntada sobre si es fácil para los artistas abrirse camino desde Andalucía, ha apuntado que "el arte es universal, y que hay que tender a la universalidad tanto artistas como galeristas porque si no te quedas a mitad de camino", al tiempo que ha asegurado que "dar el salto desde aquí es maravilloso porque en esta región se tienen raíces muy potentes, que es la forma de tener un tronco vigoroso y echar ramas y dar frutos".

Pero, continúa, "ahora todos los artistas son muy nómadas, provengan de donde provengan, y tienes que estar en todas partes, y contactar con el arte de diferentes países", y "los que se apalanquen aquí tienen un handicap muy grande, porque hoy se nos exige mucho a todos y el trabajo hay que hacer más mundial", destaca.

Por otra parte, y sobre la peticiones constantes de ayudas a las instituciones, la galeristas ha manifestado que "no se puede estar pidiendo todo el día, porque es absurdo vivir de becas o subvenciones". "Una cosa es que las administraciones apoyen el CAAC, o el CAF, que den dinero para comprar una buena colección o hacer buenas exposiciones, pero no se puede pretender que las instituciones planifiquen la vida de los artistas".

Por ello, De Aizpuru apuesta por la iniciativa privada, de la que dice que "es básica y tiene que alcanzar la mayoría de edad, empezar a pensar por sí misma y empezar a actuar". Al hilo de lo anterior, afirma que "ella no pide subvenciones, sino leyes fiscales relativas al arte que favorezcan el coleccionismo", y luego que los museos estatales y autonómicos "tengan una dotación suficiente para que compren o se ponga a las personas adecuadas al cargo de los centros".

En este sentido, Juana de Aizpuru ha explicado que cuando se organizó la Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Sevilla (Biacs) "se hizo a través de una Fundación privada creada por 28 empresarios sevillanos". Luego, añade, "está claro que recurrimos a las instituciones para un apoyo económico e institucional, pero la iniciativa fue nuestra, porque lo que no se puede pedir es que nos planifiquen la vida".

BIACS4,

En otoño de 2012

Asimismo, y ante la complicada situación actual de la Bienal —que sigue sin fecha y sin proyecto— la galerista ha señalado que "se está revitalizando, va a haber un cambio de Patronato y de la Comisión Ejecutiva, y se va a empezar de nuevo a trabajar en firme para poder celebrar una nueva edición en otoño de 2012", y ha criticado a aquellos detractores que "luego no han sabido ofrecer nada".

"La Biacs es un gran proyecto para Sevilla, porque en España no hay una bienal de arte contemporáneo importante, que por determinadas circunstancias fue decayendo; pero es una iniciativa magnífica que tiene que hacerse y se va a hacer", enfatiza.

Por último, y sobre la dirección de Carlos Urroz al frente de ARCO, de la que fue directora de 1982 a 1986, De Aizpuru ha manifestado que durante estos 30 años la Feria "ha tenido sus altibajos", pero "sobre todo los cuatro años anteriores a Urroz la Feria había ido decayendo muchísimo, y su edición 2010 fue realmente muy penosa".

Sin embargo, "Urroz es fantástico, entiende, sabe lo que quiere, y tiene un concepto de lo que debe ser una feria muy acertado", y lo primero que se ha notado en esta edición "es que hay menos galerías, algo que todos deseábamos que fuera así; se han reducido los espacios; estaba todo bien montado; y había una buena selección de galerías que han recuperado la confianza", explica.

Además, "ni que decir tiene que los españoles han estado todos al pie del cañón tanto fundaciones y museos como privados", agrega, al tiempo que manifiesta que "auque no se le puede pedir a Carlos que en una año lo ponga todo maravilloso, la Feria ha mostrado una mejoría extraordinaria y ha cogido el buen rumbo, para que ARCO vuelva a ser otra vez una de las mejores ferias del mundo", concluye.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.