Ciudades árabes defienden la democracia y la participación, que deben consolidarse mediante "cambios institucionales"

Ciudades árabes defienden la democracia y la participación, que deben consolidarse mediante "cambios institucionales"

Municipios de un lado y otro del Mediterráneo subrayan que "una auténtica autonomía local necesita la autonomía financiera"

El II Foro de Ciudades Euro-Árabes, que ha concluido este sábado en Málaga, ha defendido "la democracia, la participación, la justicia y la coexistencia pacífica", que, como han destacado sus representantes, son aspectos que deben consolidarse mediante "cambios institucionales". Además, han considerado que "es el momento de crear un futuro para el bienestar de nuestro pueblo".

"Estamos viviendo tiempos de profundos cambios sociales y políticos, en los que los ciudadanos expresan sus aspiraciones por un mundo que respete los principios fundamentales de la democracia", se ha establecido en la Declaración de Málaga, firmada en la jornada de clausura de este encuentro, que ha reunido a 200 representantes de 30 países y 80 ciudades de un lado y otro del Mediterráneo —no asistió, finalmente, la delegación de Egipto y hubo una reducción en los representantes de Yemen, Marruecos o Túnez—.

Los asistentes a esta conferencia, celebrada en "un momento especialmente histórico porque muchos países están promoviendo la democracia, el progreso, el reconocimiento y la participación", han exigido "el cese inmediato de los crímenes contra la humanidad que son, actualmente, perpetrados contra las poblaciones civiles" y se han comprometido a continuar actuando para la consecución de la paz en sus respectivos países.

Más aún, han confiado en que "las distintas situaciones que, actualmente, afectan a nuestros hermanos de varios países árabes conduzcan a un más alto nivel de participación pública y refuercen la democracia y los gobiernos nacionales para satisfacer las aspiraciones del pueblo".

Los firmantes de la Declaración de Málaga han mostrado su voluntad de llevar a cabo "nuevos proyectos, conjuntamente y con nuestros respectivos ciudadanos, para construir el nuevo modelo de desarrollo que los ciudadanos están esperando". "Estamos dispuestos a ponernos al frente para dialogar con nuestros gobiernos nacionales y con las organizaciones internacionales para representar mejor a nuestros ciudadanos y para respaldar los aires de cambio en nuestras ciudades", han subrayado.

Por otra parte, han valorado la Estrategia Regional para el Mediterráneo de la Alianza de Civilizaciones de Naciones Unidas, aprobada en Malta en noviembre de 2010 con el objetivo de mejorar las relaciones de entendimiento y cooperación entre las naciones y los pueblos de todas las culturas y religiones y, en este proceso, ayudar a contrarrestar las fuerzas que potencian la polarización y el extremismo. "Abre nuevas vías de cooperación", han expuesto.

Además, han acogido con agrado la decisión de la Unión Europea de destinar fondos a apoyar la transición en la región del Mediterráneo, pidiéndole, en este sentido, que asigne parte de dichas partidas a ayudar en las situaciones de urgencia de las instituciones locales.

Gobernanza local

En la Declaración de Málaga hay también un compromiso a promover y desarrollar la cooperación euro-árabe a nivel municipal, en pro de una mejor gobernanza local.

En el texto se destaca la importancia de mejorar las relaciones de asociación pacífica entre las ciudades europeas y árabes a la hora de fomentar el desarrollo democrático, intercambiando y aplicando las mejores prácticas y conocimientos y ofreciendo asistencia y apoyo. También se apuesta por promover la participación efectiva de los ciudadanos, en especial de los jóvenes y de las mujeres.

El compromiso pasa, asimismo, por intensificar los esfuerzos para proteger el medio ambiente y para lograr un equilibrio entre los aspectos económicos, sociales y medioambientales, y por dar prioridad a la cooperación entre las ciudades a la hora de conseguir recursos financieros para proyectos de desarrollo.

Los representantes de los distintos municipios y ciudades reunidos en Málaga han hecho hincapié también en que "para que exista una auténtica autonomía local es necesaria la autonomía financiera", por lo que "los gobiernos centrales y regionales han de velar por adecuar su normativa para conseguir esta finalidad".

Aspectos como que las transferencias de competencias desde los gobiernos centrales y regionales hacia los municipios "han de contar con financiación específica"; la aplicación del principio de lealtad institucional entre las distintas administraciones, y el fomento por parte de las ciudades de la exigencia de tasas y precios por la prestación de servicios que afecten directamente a un grupo de ciudadanos, también se incluyen en la Declaración de Málaga.

De igual modo, se dice, entre otros aspectos, que "los municipios han de fomentar el desarrollo de actividades económicas que no son realizadas por el sector privado a través de la creación de empresas públicas"; que "la normativa estatal o regional debe tener en cuenta el factor de población, de forma que se acepte como elemento diferencial", y que "las ciudades han de fomentar la colaboración público-privada para la construcción de nuevas infraestructuras", comprometiéndose, además, a "una gestión eficaz de sus recursos en defensa de los intereses generales".

Patrimonio cultural

En cuanto al patrimonio cultural, "un activo extraordinario no sólo para las respectivas ciudades o países, sino para toda la humanidad", tras este foro, se ha acordado la necesidad de elaborar y aplicar estrategias para preservarlo y otorgarle un valor añadido.

Por su parte, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, que ha intervenido en la sesión plenaria de este sábado, ha considerado, como una medida estratégica para iniciar la recuperación económica, que es el momento de ponerse a trabajar sobre reformas y propuestas en el ámbito de la suficiencia financiara municipal que garanticen el servicio público que demandan los ciudadanos.

Como ha defendido, los ayuntamientos se están transformando cada vez más en entidades gestoras de servicios esenciales para la ciudadanía y en estimuladores de las iniciativas económicas, convirtiéndose en uno de los primeros agentes de desarrollo de su territorio.

El primer edil malagueño ha calificado de "positivo" contar con canales de participación que promuevan la aportación de ideas, opiniones y puntos de vista tendentes a la mejora del funcionamiento de la institución.

Segunda descentralización

También ha incidido en la situación de las entidades locales en España, lamentando que "la insuficiente determinación de las competencias locales conviva con que el hecho de que no se haya alcanzado un grado satisfactorio de descentralización".

Precisamente, ha recordado que el gasto público local está situado desde hace años en el 13 por ciento del conjunto de gastos de las administraciones públicas de España, cuando la media europea está por encima del 23 por ciento, llegando al 60 por ciento en algunos países.

Por ello, De la Torre ha insistido en la necesidad de abordar la segunda descentralización, de manera que los ayuntamientos no tengan que asumir más competencias de otras administraciones —básicamente de los gobiernos regionales, ha precisado— sin la correspondiente financiación.

"El desarrollo de la actividad municipal exige un marco financiero suficiente que permita la prestación de servicios a los ciudadanos, al tiempo que genere dinámicas de desarrollo y de equilibrio social y medioambiental", ha concluido el regidor malagueño.

Consulta aquí más noticias de Málaga.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url https://www.20minutos.es/noticia/972446/0/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios