La persecución policial que este sábado se ha saldado con la detención de un conductor que circulaba en estado de ebriedad por las calles de Sevilla, así como con el arresto de su acompañante tras colisionar el vehículo en fuga contra una mediana y reventar dos de sus neumáticos, arroja un balance total de dos agentes de la Policía Local con lesiones leves al colisionar su coche patrulla contra una señal vertical de tráfico y tres heridos leves; el conductor de un taxi y dos pasajeros del mismo.

Fuentes del área de Convivencia y Seguridad Ciudadana han informado a Europa Press de que los hechos han acontecido en torno a las 09,00 horas de este sábado, cuando un coche patrulla de la Policía Local se detuvo ante un semáforo en rojo en la avenida Luis de Morales, en el barrio de Nervión. Los agentes observaron que un vehículo modelo 'Renault Megane Scenic' circula en sentido contrario desde la calle Manuel de Casana hacia la avenida de San Francisco Javier, por lo que activaron las señales luminosas del coche patrulla y se aproximaron al coche en cuestión para instar a su conductor a detener el vehículo.

El conductor habría hecho caso omiso de las señales de los agentes emprendiendo la huida hacia la avenida de Ramón y Cajal sobrepasando un semáforo en rojo. Varios patrulleros de la Policía Local fueron movilizados ante la incidencia y durante la persecución, este conductor se habría arriesgado a atropellar a una mujer que empujaba un carrito de bebé con su correspondiente recién nacido.

La persecución ha motivado que un patrullero de la Policía Local colisionase contra una señal vertical de tráfico sufriendo grandes desperfectos, si bien los dos agentes que circulaban en este vehículo solo han sufrido lesiones leves. En el entorno de las avenidas de La Buhaira y de Eduardo Dato, el vehículo en fuga ha sido interceptado por los patrulleros y, en un intento de eludir la captura, el conductor ha empotrado el coche contra una mediana con el reventón de dos de los neumáticos.

Los dos ocupantes del vehículo han sido detenidos. Se trata de dos jóvenes naturales de Montilla (Córdoba) que han sido trasladados a las dependencias de la Policía Local, donde se le instruyen diligencias por conducción temeraria y alcoholemia positiva, dado que el conductor ha superado los límites en la prueba de alcoholemia a la que ha sido sometido. Los dos agentes del coche patrulla siniestrado, así como el conductor de un taxi y sus dos ocupantes, han resultado heridos leves.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.