La Policía Judicial ha llamado a declarar a dos personas en calidad de imputadas en el marco de la 'Operación Picnic', iniciada este viernes por orden del Juzgado de Instrucción número 8 y que apunta a que Unió Mallorquina (UM) contrató a través del Instituto Municipal de Formación Ocupacional y Trabajo (Imfof) a una veintena de informadores medioambientales cuya única función era, en realidad, captar afiliados para el partido.

Así lo han informado a Europa Press fuentes policiales, que no han revelado la identidad de las mismas, mientras que han señalado que a lo largo de este sábado se irán llamando a declarar a varias personas en calidad de imputadas y testigos en las dependencias de la Policía Nacional. Asimismo, tampoco se descartan que se puedan producir nuevas detenciones.

Por otro lado, han indicado que, de momento, no se han producido nuevos registros, después de los que se efectuaron este viernes en la sede de UM y del INFOF.

Las citadas fuentes han manifestado que no está previsto que este sábado pasen a disposición judicial la ex responsable de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Palma y ex número 4 de UM en la capital balear, Paula Cortés, y el coordinador del área de Medio Ambiente del Consistorio, Salvador Maimó, quienes continúan en los calabozos de la Policía Nacional, después de que fueran detenidos este viernes en el marco de la 'Operación Picnic', durante la cual también fue arrestada el jueves la ex gerente del Imfof, Catalina Payeras, si bien, posteriormente, fue puesta en libertad.

De este modo, al menos, podrían continuar una noche más en los calabozos, donde podrán estar detenidos como máximo hasta el lunes, día en el que se agota el plazo de 72 horas por el cual una persona puede permanecer arrestada por la Policía. Durante este sábado, está previsto que sean interrogados en dependencias policiales por los fiscales Anticorrupción Pedro Horrach y Miguel Ángel Subirán.

Las pesquisas se centran en si pudieron cometerse delitos de malversación de caudales públicos y prevaricación, ya que estos trabajadores fueron contratados a través de esta empresa pública (cuya ex gerente, Catalina Payeras, se encuentra entre los tres detenidos registrados hasta el momento en la operación -aunque ayer fue puesta en libertad con cargos-), a fin de que llevaran a cabo su trabajo para el departamento de Medio Ambiente del Ayuntamiento, pese a que en ningún momento habrían realizado el cometido para el que ocupaban estos puestos.