Según señalan desde la Jefatura nijareña en una nota, los agentes que prestaban servicios de seguridad ciudadana en la pedanía fueron requeridos en torno a las 2,30 horas del pasado día 24 para que se personaran en un domicilio particular, desde el que se alertó mediante una llamada de teléfono de la presencia de una persona en el interior de una chimenea.

Una vez personados en la vivienda, los agentes pudieron comprobar cómo un hombre estaba intentando entrar en una vivienda por la chimenea. Así, bloquearon todas las salidas y procedieron a sacarlo del lugar en el que estaba, si bien el sospechoso mostró una actitud negativa que obligó a los policías a romper la chimenea por su parte inferior.

Después de conseguir que saliera de la chimenea, el joven mostró una actitud agresiva y con resistencia a la autoridad, delito del que también se le acusa, ya que se negó a facilitar los datos requeridos, aunque finalmente se consiguió identificar.

Consulta aquí más noticias de Almería.