Barack Obama y Hillary Clinton
El presidente de EE UU, Barack Obama, junto a la secreatia de Estado, Hillary Clinton. Kevin Lamarque / REUTERS

El Consejo de Seguridad de la ONU se reúne este viernes para analizar la situación en Libia y discutir la posibilidad de imponer sanciones al régimen de Muamar Gadafi.

Francia y el Reino Unido presentarán en esta reunión una propuesta conjunta que pretende incluir "un embargo de armas, sanciones y el recurso a la Corte Penal Internacional", según ha indicado Michèle Alliot-Marie, ministra francesa de Exteriores. De este modo se busca que el líder libio pueda ser juzgado por crímenes contra la Humanidad.

Alliot-Marie ha indicado que espera una "resolución fuerte" sobre Libia del Consejo de Seguridad de la ONU. Preguntada sobre la posibilidad de prohibir los vuelos en el espacio aéreo libio para que Gadafi no pueda utilizar los aviones para bombardear a sus opositores, la ministra francesa se mostró prudente indicando que antes hay que proceder a las evacuaciones de extranjeros que todavía se llevan a cabo.

Francia espera una "resolución fuerte" de la ONU Por su parte, el presidente francés, Nicolás Sarkozy señaló, tras la adopción por unanimidad de una declaración del Consejo el pasado martes, que "son necesarias medidas concretas" para "permitir el acceso inmediato de ayuda humanitaria y sancionar a los responsables de la violencia contra la población civil libia", informó el Elíseo.

En la rueda de prensa del Departamento de Estado, el portavoz de este organismo, Philip Crowley, indicó que Libia "debe ser expulsada" de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, que celebrará una reunión extraordinaria el próximo lunes para tratar sobre la crisis en el país árabe.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU también se reune este viernes en una sesión especial en Ginebra para evaluar las medidas que puede tomar ante las violaciones de los derechos humanos en Libia.

La reunión ha sido inagurada con la denuncia de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, que ha revelado "miles (de personas) pueden haber sido asesinados o heridos" durante la represión del levantamiento popular en Libia, según las informaciones a las que ha podido acceder.

La violencia con la que el Gobierno está respondiendo a la rebelión civil va en aumento, dijo la alta funcionaria, que mencionó información sobre "matanzas, detenciones arbitrarias y torturas" de los manifestantes.

Reunión urgente de la OTAN

Por otro lado, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ha convocado para este viernes una reunión urgente de la Alianza para tratar la situación de Libia.

"La situación en Libia es un gran motivo de preocupación. La OTAN puede actuar para facilitar y coordinar, siempre y cuando los Estados miembros quieran tomar medidas", ha indicado Rasmussen.

Rasmussen llamó a las autoridades de Trípoli para pedirles "frenar la represión contra los civiles", explicó tras subrayar que "la libertad de expresión y asamblearia son derechos fundamentales y no pueden negarse" y advirtió de que "a largo plazo, ninguna sociedad puede ignorar los deseos de su pueblo".

La UE aprobará "medidas restrictivas" contra Libia

La Alta Representante de la Unión Europea, Catherine Ashton, ha aseguró que los Veintisiete van a aprobar cuanto antes "medidas restrictivas" contra Libia para tratar de forzar al régimen de Gadafi a detener la represión violenta de las manifestaciones.

Entre las medidas figurarán la prohibición de viajar a territorio comunitario para los responsables de la violencia y la congelación de sus activos, según informó Ashton a su llegada a la reunión informal de ministros de Defensa de la Unión que se celebra este viernes a las afueras de Budapest.

Obama estudia tomar medidas

El presidente de EE UU, Barack Obama, analizó este jueves posibles medidas contra el régimen libio en conversaciones telefónicas con Sarkozy, y los primeros ministros del Reino Unido e Italia, David Cameron y Silvio Berlusconi.

Gadafi viola las normas internacionales y todos los estándares de la decencia Según informó la Casa Blanca, Obama expresó en las llamadas su "profunda preocupación" por el uso de la violencia por parte del régimen del coronel Muamar el Gadafi, que, dijo, "viola las normas internacionales y todos los estándares de la decencia humana".

Asimismo, abordó "medidas apropiadas y efectivas" para que la comunidad internacional responda de inmediato a los acontecimientos en el país norteafricano. El comunicado no precisó qué tipo de medidas exactamente debatieron los líderes.

UE y EE UU

Los cuatro mandatarios expresaron "su firme apoyo a los derechos universales del pueblo libio, incluido el derecho de reunión pacífica, la libertad de expresión y la capacidad de decidir su propio destino".

Todos ellos abordaron la gama de opciones que preparan la Unión Europea y EE UU para hacer que el Gobierno libio responda de sus actos y para aportar ayuda humanitaria, agregó la Casa Blanca.

Según el comunicado, "los líderes se mostraron de acuerdo en mantener estrechas consultas sobre estos asuntos a medida que se desarrollen".

Gadafi culpa a Al Qaeda

Gadafi, tras dejar claro que no tiene intención de abandonar el poder, ha hecho un llamamiento a la población para combatir a los rebeldes que, después de haber reforzado el control sobre una parte del país, se encuentran ya a las puertas de Trípoli.

En un mensaje telefónico retransmitido simultáneamente por las tres cadenas de televisión libias, Gadafi volvió a acusar a los contestatarios de ser "jóvenes locos y drogados, manipulados por los servicios extranjeros y que sirven a Al Qaeda y Bin Laden".

Entretanto, los sangrientos ataques contra los manifestantes prosiguen, mientras la rebelión se ha propagado al oeste y al sur del país donde nuevas ciudades han caído en las manos de los que se oponen al régimen de Trípoli.