Los Razzies premian a caras conocidas como Hayden Christensen, Nicole Kidman y Rob Schneider

Este fin de semana además de los Oscar se votaron también los Razzies, los galardones que premian las peores películas del año. La película más galardonada por los miembros de la Golden Raspberry Award Foundation fue “Dirty Love”, que se llevó cuatro de los diez galardones en la ceremonia del sábado por la noche, que tuvo lugar en el Ivar Theatre de Los Ángeles, incluido el de la peor película del año.
Tom Cruise y Katie Holmes, galardonados con el premio al objetivo más "coñazo" de la prensa.
Tom Cruise y Katie Holmes, galardonados con el premio al objetivo más "coñazo" de la prensa.
EFE
Los otros tres premios que se llevó esta película fueron para Jenny McCarthy, una antigua playmate y presentadora de televisión, que se llevó el Razzie a la peor interpretación y peor guión, y para su ex marido John Asher, que podrá poner en su mesilla el premio al peor director. En cualquier caso, la taquilla había condenado a esta película hace mucho tiempo, ya que sólo recaudó 58.116 dólares en los días posteriores a su estreno.

Caras populares entre los galardonados

Algunos de los premios principales fueron a parar a caras conocidas.

Éste es el caso de Rob Schneider, quien se llevó el premio al peor actor por "Deuce Bigalow: European Gigolo".

Hayden Christensen, el joven Anakin, se llevó el premio al peor actor secundario por su papel en “La guerra de las galaxias: Episodio III –La venganza de los Sith”.

La inefable Paris Hilton ganó también un premio, por “House of Wax”.

Nicole Kidman fue también galardonada, en este caso por el dúo que formó con Will Ferrer en “Embrujada”.

El Razzie a la peor secuela fue para “The son of the Mask”, una pésima secuela de la película “La máscara”, que hizo popular a Jim Carrey.

Por último, Tom Cruise y su novia, Kathie Holmes, se llevaron un galardón que se entregaba este año por primera vez: el premio al blanco mediático más "coñazo" .

ENLACES RELACIONADOS

Mostrar comentarios

Códigos Descuento