Paro
Varias personas en la cola del paro. ARCHIVO

El Gobierno quiere que la formación se convierta en el eje fundamental en los nuevos planes de recolocación que se están poniendo en marcha. El pasado viernes se aprobó en Consejo de Ministros una reforma de las políticas activas de empleo (los programas de reinserción laboral) que el Ministerio de Trabajo considera «la más importante de los últimos 25 años». Y es que en España hay un millón de parados que no ha completado el nivel de educación Secundaria.

Así, mientras se sigue polemizando sobre la mano de obra cualificada que podría dejar España rumbo a una Alemania dispuesta a acogerles, los que menos estudios tienen siguen siendo los más afectados por el desempleo.

En España hay casi 300.000 personas analfabetas en edad de trabajar, según la última Encuesta de Población Activa. De ellos, sólo la tercera parte (100.00 personas) son activos. Y casi la mitad de éstos (más de 43.000 ciudadanos) están parados. Su tasa de paro, del 43,5% duplica largamente el 20,33% del conjunto de la población. Con el problema añadido de que el analfabetismo se concentra en los grupos de mayor edad: principalmente a partir de los 40 años.

Con todo, los 43.500 parados suponen una cifra insignificante al lado de los 955.000 desempleados que sólo tienen estudios de Primaria. Entre ellos, la tasa de paro está en el 30%. La suma analfabetos y los que tienen estudios básicos da esa cifra de un millón de parados españoles (el 21% del total) sin estudios secundarios.

La pregunta siguiente es qué clase de trabajo pueden buscar. En la base de datos de Infojobs hay 70.000 candidatos –un 2,2% del total– que no tienen estudios. Buscan sobre todo un contrato indefinido, aunque un 22% de ellos no muestra ninguna preferencia por el tipo de empleo.

Para ellos hubo durante el año 2010 un total de 13.123 ofertas (un 4,18% del total) en el citado portal de empleo. Una de cada cuatro ofertas para ellos se enmarca en la categoría profesional de comercial y ventas, un área en la que un 17% de los candidatos sin estudios que están en Infojobs se inscribieron en 2010.

Acompañamiento

Desde 2008, el Gobierno ha contratado a 1.500 orientadores con el fin de que los parados inscritos reciban una atención personal en su búsqueda de empleo. A esta cifra hay que sumar otros 1.500 que están incorporándose ahora.

Estos acompañantes tienen la labor de redirigir la carrera profesional de los parados hacia los puestos con más demanda de mano de obra, incluyendo los factores geográficos, lo que significa que tendrá que buscar oportunidades laborales en su entorno.

El desempleado recibe formación (oficial, específica, idiomática, etc.) en función de «su capacidad, su cualificación, su experiencia y sus expectativas, su orientación profesional», según Trabajo. Este plan será de obligatorio cumplimiento para acogerse a la nueva ayuda de 400 euros.

Escepticismo de las ETT

La Asociación de Empresas de Trabajo Temporal ha mostrado su descontento con las medidas puestas en marcha por Trabajo en su nuevo plan. Critica que las bonificaciones a la contratación temporal se limiten a las empresas que mantengan el nivel de empleo. Además, considera “irreales e ineficaces” las medidas que propone el Gobierno para reducir el desempleo.