José Luis Rodríguez Zapatero ha vinculado este sábado el progreso y los avances en el Estado de bienestar de España en las tres últimas décadas a los cambios emprendidos en los 80 y ha justificado con el mismo argumento sus reformas, porque "lo que hoy sembramos es la prosperidad de mañana".

El jefe del Gobierno y secretario general de los socialistas ha protagonizado su primer mitin de precampaña en Oviedo, un acto en el que en varias ocasiones ha repetido que la "responsabilidad hacia España" y la "coherencia" con las ideas socialistas le han llevado a plantear reformas que, aunque a veces difíciles y casi siempre criticadas, son necesarias "para seguir avanzando y consolidar el Estado de bienestar".

Hace memoria al PP

No se puede decir lo mismo, ha dicho, de la derecha, que ya en los cambios de los 80 "miró para otro lado" y hoy, ante una reforma como la de las pensiones, se ha situado incluso "más a la izquierda que los sindicatos".

"Por eso, en los 30 años de democracia las dos terceras partes del tiempo ha gobernando el PSOE y por eso en los próximos años seguirá gobernando, por la incoherencia y la falta de compromiso del PP con la tarea colectiva", ha vaticinado.

"¿Os imagináis un partido de centro-derecha europeo que ante el debate de las pensiones se posicionara en contra, o más allá de los sindicatos? No lo hay", se ha respondido.

Para argumentar su posición, Zapatero ha tirado de la memoria y ha asegurado que, por ejemplo, fueron gobiernos socialistas los que con las reformas de los 80 consolidaron la sanidad, la educación o las pensiones públicas y, ya durante su mandato, las políticas de igualdad o de dependencia.

Ha subrayado, además, que su Gobierno es el que más solidaridad ha mostrado con los pensionistas, sobre todo de los que perciben las pagas más bajas.

Por eso ha defendido su reciente reforma de las pensiones, planteada "con acierto y con acuerdo", que servirá para consolidar el sistema público y para transmitir confianza y seguridad a los ciudadanos ante su futuro.

El bienestar de los jóvenes, próximo objetivo

Zapatero ha asegurado que en cuanto se pueda, su siguiente objetivo para mejorar el bienestar se dirigirá hacia los jóvenes, y sobre todo a aquellos con menos cualificación profesional, a quienes quiere dirigir un "gran" esfuerzo para reubicarles en el mercado laboral tras el estallido de la burbuja inmobiliaria.

Con todo, Zapatero ha llamado la atención sobre el hecho de que el PP se dedique fundamentalmente a atacar al Gobierno, pero que no haga elogios a su propio líder, Mariano Rajoy.

Y tampoco ha olvidado la división interna de los populares asturianos, con la salida del exministro Francisco Álvarez-Cascos del partido.

"Asturias no quiere peleas ni fulanismos, sino partidos unidos y así lo va a demostrar en las elecciones de mayo", ha augurado.