El abogado italiano Giovanni di Stefano, que dice haber representado al ex dictador iraquí Sadam Hussein y el ex presidente de la República Serbia Slobodan Milosevic, ha aceptado enfrentarse voluntariamente al proceso de presunta estafa por el que era reclamado por el Reino Unido.

Así lo han detallado a Europa Press fuentes jurídicas después de que el abogado compareciera esta mañana en Madrid ante el juez e Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, de cara a determinar su situación personal en este proceso.

Tras comunicar que se presentará voluntariamente en el Reino Unido por esta causa, el magistrado de la Audiencia ha determinado dejar en libertad sin fianza a Giovanni di Stefano, con la obligación de personarse ante las autoridades cada diez días y retención de pasaporte, al considerar que ofrece garantías de no evadirse de la acción e la justicia.

Según dichas fuentes, el abogado italiano tiene pensado desplazarse al Reino Unido en próximos días para aclarar este proceso, que Giovanni di Stefano considera una "gran mentira".

La comparecencia de Giovanni di Stefano ha comenzado a las 10.00 horas y se ha prolongado por más de dos horas después de que un forense haya determinado que podía desplazarse a Madrid, con ciertas precauciones, para pasar a disposición de la Audiencia Nacional, dado que el jueves fue detenido de nuevo tras haber sido liberado el martes por motivos de salud.

El abogado de Giovanni di Stefano, Jaime Campaner, ha defendido la puesta en libertad de su patrocinado por considerar su voluntad de responder a los requerimientos de la justicia y ha alegado también motivos de 'arraigo' para no eludir la acción judicial.

Cabe recordar que tras su arresto el lunes, en virtud de una orden europea de detención, el falso abogado fue trasladado por un problema de salud al Hospital de Son Espases, donde estuvo custodiado el martes, aunque durante la noche de ese mismo día fue puesto en libertad por motivos de salud. Tras ello, el jueves fue de nuevo detenido y se emitió un auto que decretaba su puesta en disposición de la Audiencia.

Este abogado italiano aparece ligado al despacho de abogados Studio Legale Internazionale con sede en la vía Tommaso Salvini, 15 de Roma.

Cargos que pesan contra él

Según informó la Policía Nacional el martes, a Giovanni di Stefano se le acusa de los delitos de estafa, fraude, blanqueo de capitales y robo. Los hechos por los que el fugitivo era buscado se remontan al periodo comprendido entre los años 2004 y 2009 cuando obtuvo importantes sumas de dinero tras presentarse como defensor legal en Reino Unido, sin estar al parecer acreditado para ejercer como tal.

En el año 2003 fue contratado por la esposa de un condenado a cadena perpetua, quien le abonó 120.000 libras para asegurar una correcta apelación que nunca se llevó a cabo. Posteriormente, otros dos clientes contrataron y pagaron por sus servicios como letrado, ante la creencia de que contaba con la habilitación para ejercer ante los tribunales británicos.

Otro de los hechos por el que es buscado sucedió en el año 2004, cuando adquirió un vehículo a plazos que no pagó finalmente y que sacó del país un año más tarde. En otras tres ocasiones percibió diversas cantidades económicas de varios clientes que contrataron igualmente sus servicios, cantidades que fueron cobradas sin realizar ningún tipo trabajo por ellas o bien que no fueron devueltas en contra de lo acordado.

A Giovanni Di Stefano se le imputan un total de 18 delitos por los que se solicita una pena máxima de 75 años de prisión. En su detención han participado agentes del Grupo de Delincuencia Internacional de la Jefatura Superior de Policía de Baleares, coordinados por el Grupo de Localización de Fugitivos de la Comisaría General de Policía Judicial.