Las víctimas eran trabajadores de dos fábrica de ladrillos y de una central energética, ambas atacadas durante la pasada tarde.

Los habitantes de la localidad han pedido refuerzos para recuperar más cadáveres sepultados por los cascotes

 "A las 17.30 hora local (14.30 GMT), entre 50 y 60 hombres atacaron la planta generadora eléctrica, las fábricas de ladrillos y varias viviendas de la localidad", explicaron fuentes del Ministerio de Interior iraquí.

Estas fuentes detallaron que los cadáveres fueron descubiertos esta mañana por fuerzas estadounidenses e iraquíes.

Indicaron que los ataques se prolongaron hasta bien entrada la noche, y que los atacantes utilizaron armas ligeras y lanzagranadas contra los civiles, que trataron de defenderse.

Los ataques destruyeron las dos fabricas de ladrillos y causaron grandes daños en la planta eléctrica y en varias viviendas y coches gubernamentales y particulares.

Los habitantes de la localidad han pedido al ministerio de Interior que envíe refuerzos para ayudar a recuperar más cadáveres que fueron sepultados por los cascotes de las dos fabricas destruidas.

Ese ataque se da en el marco de la violencia sectaria que azota Irak desde el pasado 22 de febrero, tras la destrucción de la cúpula de un importante santuario chií de la ciudad de Samarra, al norte de Irak.

Tranquilidad en Bagdad

La capital iraquí amaneció hoy en tranquilidad después de que las autoridades impusieron la prohibición de circulación de vehículos, en previsión de atentados con coche bombas frente a las mezquitas suníes y chiíes.

"La restricción, que rige para todo tipo de vehículos, comienza a las 00.60 hora local (03.00 GMT) y concluye a las 16.00 hora local (13.00 GMT)", anunció anoche en un breve comunicado el primer ministro iraquí en funciones, Ibrahim Yafari.

En Bagdad se ha impuesto la prohibición de circulación de vehículos para prevenir atentados contra las mezquitas suníes y chiíes

Las principales avenidas de Bagdad aparecieron esta mañana totalmente vacías de vehículos, por lo que la gente se vio obligada a caminar para ir a los mercados, al tiempo que muchas tiendas aún no habían abierto sus puertas.

Asimismo, se intensificó la presencia de tropas del ejército y agentes de la policía iraquíes en los puntos de control establecidos en los principales cruces de las avenidas.

       NOTICIAS ANTERIORES