¿Por qué se acaba 'OT'?

  • Telecinco anunció el fin anticipado del formato por baja audiencia.
  • El desgaste del formato y los cambios introducidos en 'Operación Triunfo' parecen ser las causas del fin de este 'reality', anteriormente exitoso.
Ramil interpreta una canción en 'Operación Triunfo 2011'.
Ramil interpreta una canción en 'Operación Triunfo 2011'.
TELECINCO

Se acabó. Aún le queda una gala final, pero ya ha terminado. Tras cinco semanas con una audiencia poco satisfactoria, Telecinco ha decidido el fin anticipado del realityOperación Triunfo 2011 con una gala final en la que se decidirá el ganador entre los doce concursantes que aún están en la academia.

Los porqués están claros: OT es un formato muy caro y no salía rentable con las bajas audiencias que venía registrando. En su octava temporada, el formato musical ha hecho una media del 13,8% y 2.230.000 espectadores y desde su estreno ha ido perdiendo audiencia semana tras semana. Ni siquiera el cambio logró salvar el formato.

Pero, ¿por qué un reality exitoso ha dejado de tener gancho con la audiencia?

Todos los expertos coinciden en dos obstáculos que Operación Triunfo no ha podido superar: el desgaste del formato y los cambios fallidos en el mismo.

En primer lugar, Operación Triunfo lleva ocho ediciones en España, casi una anual, y los espectadores, en plena desfragmentación de audiencias, comenzaban a alejarse de Operación Triunfo. No en vano, el seguimiento mayoritario de este formato se da entre gente joven (13 a 24 años), el público que más tentado se ve por otras opciones de ocio, como Internet, videojuegos, series...

El desgaste es un problema al que también se ha enfrentado otro reality de éxito Gran Hermano, que en esta edición tampoco está consiguiendo las audiencias de antaño, aunque sigue siendo un potente formato. ¿Qué ha marcado entonces el destino funesto de OT?

Manuel Villanueva, director de Contenidos de Telecinco, aseguraba este miércoles, durante la presentación de Hijos de papá (Cuatro) y en relación al precipitado final de OT, que "los talent show han perdido capacidad de sorpresa, mientras que los realities de convivencia tienen más capacidad regenerativa". Aseguraba además, que los realities "han sufrido desgaste, pero no diría que estén en crisis".

A Operación Triunfo tampoco parece haberle ayudado el hecho de haber coincidido con Gran Hermano. En opinión de Javier López, gerente de análisis de Barlovento Comunicación, "Telecinco ha cuidado poco el formato de Operación Triunfo, al hacerlo coincidir con Gran Hermano, y no respetar la costumbre de emitir uno cada trimestre".

Así, según explica Gus Hernández, experto en realities de20minutos.es, "los consumidores de realities ya estaban saciados cuando comenzó OT, pues llevaban meses viendo Gran Hermano y no es sencillo implicarse y seguir dos formatos así a la vez, más con la gran cantidad de concursantes que tiene OT".

Y es que la llegada de la nueva edición de OT no pudo hacerse en peor momento, ni en peor localización en la parrilla. El concurso de talentos arrancó con sus galas emitiéndose los domingos, un día de durísima competencia televisiva, en la que el cine emitido en La 1 y la serie de Antena 3Los Protegidos restaban fuerza al concurso de Telecinco.

En su quinta emisión, coincidiendo con el 14 de febrero, San Valentín, la cadena decidió probar suerte en los lunes y aunque el reality ganó un punto de audiencia, apenas mejoró el número de espectadores, en una noche que lideraba El Barco, de Antena 3.

Otra de las causas de que el formato haya fracasado en esta edición son los constantes cambios a los que ha sido sometido, que fueron "novedades que no han sido del agrado del público". Y es que en sólo cinco semanas han cambiado en tres ocasiones la forma de nominar y expulsar a los concursantes y el destino de éstos (con un concursante expulsado dando clase dentro de la academia, por ejemplo), entre otros cambios en las galas y el día a día del concurso.

Además, esta edición renovó casi por completo tanto los profesores de la academia como a los miembros del jurado, siendo estos últimos sustituidos y relevados en cada gala. "Ha pesado la ausencia de profesores y jurados carismáticos, como Risto Mejide o Ángel Llácer", aseguraba Javier López.

Sin embargo, los expertos parecen exculpar a Pilar Rubio, uno de los principales cambios de esta edición. La presentadora relevaba a Jesús Vázquez al frente del formato y recibió numerosas críticas por su labor como conductora de las galas. "No me parece que ella sea la responsable de estos resultados, hay otras muchas causas", aseguraba Manuel Villanueva.

El equipo del programa, desolado

Los profesores y miembros del jurado han expresado en Twitter su sorpresa y pena por el fin anticipado del formato. "Podría decir muchas cosas pero creo que será prudente estar calladita", escribía en la red social Noemí Galera, directora de casting de Gestmusic y jurado de OT 2011.

"Nunca me hubiera imaginado acabar así 'OT'. Qué triste..." escribía Manu Guix, uno de los profesores más veteranos en el concurso, que sin embargo, sacaba la vena reivindicativa en otro mensaje: "Propongo liarla a muerte en la academia esta semana!!!!!! Acabemos por todo lo altooooo!!!".

Nina, la directora de la academia de OT, que se reincorporaba a esta edición en lugar de Ángel Llácer, aseguraba que "OT no se merece este trato y mucho menos se lo merecen los 2 millones de personas que nos seguís".

Aún había quien buscaba alternativas al cierre del formato, como Juanjo Amorín, profesor de redes sociales e Internet:  "Pidamos que siga 'OT' en la Red, con una gala semanal en cada ciudad. Que se emita por la Red y música online!".

Un pasado de éxitos

Operación Triunfo comenzó su andadura en España en 2001, por entonces en TVE. La audiencia de entonces no es comparable por los cambios en el sector televisivo y la mayor oferta disponible, pero cabe recordar el 44,2% de cuota de pantalla que acumuló aquella primera edición en la que ganó Rosa López, que hizo una media de 6.895.000 espectadores.

El formato comenzó a perder audiencia aún haciendo unos buenos datos, pero volvió a despegar cuando los derechos del formato fueron adquiridos por Telecinco, en 2005, que consiguió una media del 37,6% de share y 4.848.000 espectadores, datos que comenzaron a decaer hasta hoy.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento