El ex presidente de Ceuta dice que Gil tomaba las decisiones en el 99% de los casos

El que fuera edil marbellí y presidente de una sociedad municipal dice que dimitió en 1994 "en el momento del apogeo del GIL"

El que fuera presidente de la Ciudad Autónoma de Ceuta y edil en Marbella (Málaga), Antonio Sampietro, ha asegurado que el ex alcalde Jesús Gil era el que tomaba las decisiones en el 99 por ciento de las ocasiones, y sobre todo en lo referente a contrataciones de abogados. Ha afirmado que no se reunió con el letrado José María del Nido ni supo de la contratación de éste para el proceso de fiscalización del Ayuntamiento y las sociedades municipales, entre ellas Tropicana 2000, de la que fue presidente.

Sampietro, que ha declarado como testigo en la sesión de este jueves del juicio del caso 'Minutas', sobre presuntas irregularidades en los encargos profesionales realizados a dicho letrado por el Ayuntamiento marbellí, ha indicado que en el tiempo que él estuvo como teniente de alcalde Gil era el que decidía y era el que "siempre" hubiera tomado las decisiones sobre las contrataciones de abogados "y más en un tema de estos".

La Fiscalía Anticorrupción señala en su escrito de conclusiones iniciales que Sampietro fue presidente del consejo de administración de Tropicana 2000 y que dicho órgano no había realizado encargo alguno relacionado con la fiscalización o con el trámite de alegaciones, sin que conste quién pudo hacerlo, a pesar de lo cual se gira, entre otras, una minuta de 6.000 euros —un millón de las antiguas pesetas— más IVA.

Así, el ex presidente de Ceuta, que estuvo imputado en esta causa aunque se archivó, ha indicado que nadie le comunicó que Del Nido había sido contratado y, tras mostrársele dicha minuta, ha indicado que era la primera vez que la veía. No obstante, ha dicho que dimitió como concejal, y entiende que "de todos mis cargos", en 1994, a través de una carta, apuntando que cesó "con todas las consecuencias en el momento de apogeo del Grupo Independiente Liberal (GIL)".

"Todo el mundo es del GIL en 1994 y yo soy proscrito, yo no puedo entrar en el Ayuntamiento porque me enfrento a ellos", ha señalado Sampietro, al tiempo que ha indicado que desde julio de 1999 hasta febrero de 2001 fue presidente de Ceuta, donde se desplazó en 1997 para preparar la campaña, "y no tenía ninguna relación con el Consistorio de Marbella". "En 1999, si hubiese habido una reunión a mi no me llaman", ha apuntado el testigo.

La Fiscalía sostiene en su escrito que éste era presidente de la sociedad. Asimismo, el representante de la acusación pública ha recordado que a raíz del proceso de fiscalización del Ayuntamiento y las sociedades municipales hubo unas actuaciones en el Tribunal de Cuentas "a las que se le convoca como posible responsable contable" a Sampietro.

A este respecto, el testigo ha manifestado que le comunicaron que había un procedimiento, sin recordar quién le informó, pero no tuvo notificación oficial, aunque sí estuvo representado por una letrada del despacho de Del Nido, a la que, ha dicho, no conoce, con la que no se reunió y a la que no recuerda si pagó.

Sampietro ha explicado que la sociedad Tropicana 2000 se crea después de que el Ayuntamiento de Marbella y el gobierno de Cuba firmaran un contrato para que el Ballet Tropicana fuera a actuar a dicha ciudad malagueña. También ha señalado que otra entidad, denominada Tropicana Marbella —que según el fiscal estuvo oculta al Tribunal de Cuentas—, se creó para que en futuro dicho cabaret pudiera tener una instalación fija.

Respecto a esa segunda sociedad, ha explicado que el contrato señalaba que el primer año fue consejero delegado y el segundo año le correspondía al gobierno de Cuba, por lo que "yo ya no era nadie". "Me extraña que cuando se habla de la sociedad no se llama al gobierno cubano y que venga un representante", ha apostillado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento