El Macba duplica el espacio dedicado a su colección permanente, con 500 obras

  • Se incluyen obras de otras instituciones como el Mnac o Fundación La Caixa.
  • Artistas de distintas generaciones y procedencias se encuentran reunidos aquí.
'Sitting...Blocks' (1966).
'Sitting...Blocks' (1966).
MACBA

El Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA) duplica los espacios expositivos de su fondo permanente con una nueva exposición, que incluye más de 500 obras y documentos, con numerosas recientes adquisiciones.

El director del MACBA, Bartomeu Marí, ha explicado este jueves que el cambio que se ha producido en la presentación de la colección no es sólo cuantitativo, sino también cualitativo. La colección MACBA se mostrará a partir de ahora de forma permanente y rotatoria en la Planta 1 del museo, lo que representa duplicar el espacio expositivo, de 750 a casi 1.500 metros cuadrados.

Una de las novedades es la integración en el discurso expositivo de obras de titularidad de varias instituciones públicas y privadas españolas y europeas, entre ellas el MNAC o la Fundación La Caixa. Desde el punto de vista cualitativo, la colección MACBA crece ahora "dirigiendo su atención hacia una concepción de la práctica artística que va más allá de las artes visuales".

Lejos de ser un fondo acabado que cubre exhaustivamente un período determinado de la historia reciente, la colección pretende ser, en palabras de Marí, "un organismo vivo que se alimenta de los debates e interrogantes generados por el presente". Del presente al pasado, artistas de distintas generaciones y procedencias se encuentran reunidos aquí en entornos temáticos que rompen la linealidad de la sucesión cronológica.

Según el director del museo, "la nueva presentación de la colección parte de la tesis de que la eclosión estética de la modernidad se produjo en nuestro contexto cultural a partir de la década de 1950, y no de la primera mitad del siglo XX". Desde entonces y hasta la década de 1980, añade Bartomeu Marí, la práctica del arte debe ser considerada en correspondencia con la arquitectura y el diseño, de ahí la presencia en la exposición permanente de obras de José Antonio Coderch o Ricardo Bofill.

La relectura del origen de las ideas modernas es una constante en una generación de artistas formados en la ausencia de dominio de tendencias o definiciones del arte, como en el caso de Debacle (2009), de Xavier Salaberria, o la fascinación por la abstracción del objeto 'firmado' en la obra cinematográfica del austríaco Mathias Poledna. Piezas de Thomas Bayrle, Bestué-Vives, Richard Hamilton, Marcel Broodthaers, Nigel Henderson, Josep Maria Mestres Quadreny, Eduardo Paolozzi y Antoni Cumell han sido incorporadas también recientemente a la colección MACBA y están presentes en esta nueva presentación.

La exposición reúne también obra cerámica de Antoni Cumella y Joan Pedragosa, así como un importante fondo de obra sobre papel de Frederich Kiesler, uno de los padres del diseño experimental, así como una obra de Öyvind Fahlström que no se había expuesto en el contexto de la colección. La exposición se complementa con pinturas, fotografías, esculturas y documentos de instituciones como el Colegio de Arquitectos de Cataluña, la Fundación La Caixa, el Archivo Coderch, la Biblioteca Museo Víctor Balaguer, el MNAC o la Biblioteca de Cataluña.

También provienen de colecciones particulares como la familia Gomis Bertrand, Daniel Giralt-Miracle, Ricardo Bofill, Oriol Bohigas o Fernando Amat. En opinión de Bartomeu Marí, la colección que ahora presenta el MACBA ofrece una "idea de servicio público" que se expande y articula en función de las necesidades de los proyectos narrativos; por tanto, no sólo se refiere a un patrimonio material e inerte, sino que se identifica con la voluntad de ser motor de ideas".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento