Confession iPhone
Una mujer sostiene un iPhone con la aplicación "Confession" diseñada para ayudar a los católicos a confesarse. Tony Gentile

El Vaticano subrayó este miércoles que ningún programa informático puede sustituir al sacramento de la confesión y por ello no tiene sentido hablar de "confesarse por medio del iPhone", el dispositivo electrónico que ofrece una aplicación para prepararse a la confesión.

El portavoz vaticano, el jesuita Federico Lombardi, al ser preguntado por esta aplicación del popular iPhone, recordó que no existe sacramento de la confesión sin diálogo entre el sacerdote y el penitente, y corresponde al confesor dar la absolución, por lo que ningún programa informático puede sustituir ese momento.

La confesión es un diálogo entre el sacerdote y el penitenteEl jesuita Lombardi precisó que lo mismo que muchas personas usan soportes informáticos para leer, rezar, etc, también puede ocurrir que algunos se preparen a la confesión con medios informáticos, al considerarlos útiles, "pero sabiendo que no sustituye al sacramento".

El portavoz subrayó que es importante que la aplicación sirva "de verdad"y tenga una utilidad pastoral "y no se trate de una negocio alimentado de una realidad religiosa y espiritual".

La empresa Little iApps ha creado una aplicación para el teléfono iPhone, la tableta iPad e iTouch (música) llamada "Confession", para ayudar a los católicos en el sacramento de la reconciliación.

Cuesta 1,59 euros y permite prepararse para la confesión a través de la pantalla del aparato, con preguntas, algunas muy íntimas, sobre actitudes y acciones personales.