La Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería (Apeh) ha acordado este miércoles en una asamblea el cierre total de los establecimientos el próximo 14 de febrero, día de San Valentín, y han convocado una manifestación para mostrar su oposición a la Ley Antitabaco que prohíbe fumar en los bares y restaurantes desde el pasado 2 de enero.

En una asamblea que ha contado con la asistencia de algo menos de 300 hosteleros de Valladolid capital y de la provincia, se han barajado diversas posibilidades para hacer visible la oposición a esta normativa y el daño que la misma hace a un sector que supone el 7 por ciento de la economía nacional. Por el momento, el único acuerdo concreto ha sido el cierre durante toda la jornada del próximo lunes.

La mesa directiva de la Asociación había propuesto un cierre de tan sólo tres horas entre las 17.00 y las 20.00 horas del viernes, pero tras escuchar las opiniones de numerosos hosteleros, se ha abierto una votación en la que más de un centenar de los asistentes ha apoyado la opción de clausurar los establecimientos durante todo el día 14. En torno a 40 participantes apoyaron la opción de las tres horas y dos decenas se mostraron contrarios al cierre.

El presidente de la Asociación, José Ramón García, ha flexibilizado también la hora de la manifestación, propuesta inicialmente a las 17.00 horas y que se ha retrasado a las ocho de la tarde con el objetivo de que a ella se puedan sumar los ciudadanos contrarios a la prohibición así como los proveedores de cafés, refrescos y licores o las compañías de máquinas recreativas, que también se ven perjudicados por la Ley.

Entre el público han surgido propuestas para dar difusión a la convocatoria en las redes sociales de Internet e incluso para realizar tarea de promoción con empresarios de otros establecimientos que hoy no han asistido. De hecho, resulta llamativo que la asamblea haya contado con unos 300 hosteleros cuando el número de asociados es de 700 y en toda la provincia se suman 4.200 establecimientos.

Por este motivo, el presidente ha preferido no entrar a debatir una de las propuestas lanzadas por varios participantes, la insumisión a la Ley. No obstante, García ha apuntado que la Asociación enviará cartas a los asociados para consultar su disposición a tomar la medida de permitir fumar en sus bares o restaurantes.

"No puedo abogar por una insumisión, pero si hay más de 600 empresarios que quieren ir a ello, lo apoyaré", ha especificado el presidente. En la presentación de la asamblea se ha apuntado que en Grecia una campaña de insumisión masiva llevó al Gobierno a suspender la ejecución de la Ley a penas dos meses después de su entrada en vigor —el 1 de septiembre de 2010—.

Aplazamiento del iva

Además, se estudiarán otras de las propuestas lanzadas por la mesa directiva y por hosteleros de manera individual, como la negativa a vender tabaco y lotería en los locales o una opción de solicitar masivamente el aplazamiento del pago del Impuesto de Valor Añadido (IVA) el próximo trimestre para que el Gobierno note lo que sucede cuando la hostelería no paga. Más en segundo plano quedaron ideas como convocar una "huelga general" de dos o tres días en Semana Santa o enviar denuncias de forma masiva para colapsar el sistema policial.

Los participantes que han expresado sus opiniones en la asamblea han coincidido en la necesidad de hacer "cosas serias" y han dejado ver que si esta primera convocatoria no es un éxito, al menos se habrá obtenido la repercusión informativa para que la siguiente consiga mayor participación. "El Gobierno se tiene que enterar de que somos españoles, que nos gusta ser así y tenemos que conseguir no sólo un aplazamiento de la Ley, sino quitárnosla de encima", ha aseverado el propietario del café Lucaroni.

Lo que sí ha quedado claro es que la situación del sector se ve muy perjudicada por esta prohibición, hasta el punto de que alguno de los hosteleros, como el dueño de la Estación del Este, de Parquesol, ha apuntado que con el descenso de ventas que ha vivido en enero tiene "tres meses" de viabilidad en su negocio antes de que los bancos denieguen sus pagos.

Como ha explicado José Ramón García, las primeras "víctimas" de la Ley del Tabaco han sido los cafés antes de entrar a trabajar o el pincho a media mañana, unas horas en las que los establecimientos se llenaban de fumadores y compañeros de trabajo. El presidente del colectivo también ha incidido en que el fútbol ya no es un reclamo porque "nadie quiere salir desde la calle las retransmisiones futbolísticas".

Los hosteleros también han advertido la desaparición de las tertulias y la sobremesa, así como la "fugacidad" de las comidas de trabajo en los restaurantes. "Los postres, el café, los licores y los Habanos han desparecido de los restaurantes", ha señalado García, quien ha lamentado también la desaparición de las copas con compañeros de trabajo la terminar la jornada laboral.

Por todo ello, García ha subrayado que el verdadero peligro de esta situación es que se produzca un "cambio de hábitos" entre la clientela, que la gente se quede en casa, por que España "depende de la industria turística y hotelera". Además, ha insistido en los riesgos de conflictos a causa del ruido en las calles o por la tendencia hacia el 'botellón' combinado con el 'cigarrón'.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.