Los grupos del Parlamento vasco han acordado trabajar con "discreción" sobre la posibilidad de modificar la normativa sobre las pensiones de los ex altos cargos del Gobierno y la situación en la que quedan los parlamentarios cuando abandonan la Cámara.

La ponencia especial del estatuto del político y del cargo público vasco, constituida en mayo de 2010 y que ha iniciado sus trabajos este miércoles, se encargará, entre otras cuestiones, de estudiar posibles cambios en los complementos que el Gobierno autonómico paga a los ex lehendakaris, ex consejeros y ex viceconsejeros.

Estas prestaciones, a las que se accede con un mínimo de dos años de estancia en el cargo, garantizan a los ex altos cargos el cobro de la mitad de su salario a partir de los 65 años, para lo que complementan la pensión a la que tengan derecho hasta llegar a la cifra que les corresponda.

El salario del lehendakari es de unos 95.500 euros anuales, el de un consejero de unos 87.000 y el de un viceconsejero, de unos 78.600. La pensión máxima ronda los 35.000 euros, por lo que la diferencia entre esta cifra y la mitad del salario de cada ex cargo es aportada por el Ejecutivo, que destina alrededor de 1,1 millones de euros al año a estas medidas.

El grupo de trabajo de la Cámara estudiará también la posibilidad de modificar la situación en la que quedan los parlamentarios tras abandonar el escaño, dado que, en la actualidad, no tienen derecho a la prestación por desempleo.

Al término de la reunión de este miércoles, la presidenta de la ponencia, Joana Madrigal, ha explicado que los grupos han acordado presentar sus propuestas y prioridades para antes del día 22. El objetivo, según ha indicado, es tratar de lograr "bases de acuerdos amplios" con el fin de que la ponencia pueda "avanzar" en sus trabajos.

También se ha analizado la posibilidad de recurrir a un experto que conozca la forma en que este tipo de cuestiones está siendo abordada en otros parlamentos autonómicos. Además, Madrigal ha señalado que los grupos han acordado ser "discretos" con el fin de facilitar la consecución de acuerdos lo más amplios posible.

Sin "precipitación"

La presidenta de la ponencia ha precisado que lo que se pretende es que las materias que se aborden en este foro se den a conocer tras haberse acordado entre los grupos, puesto que lo contrario supondría "un torpedo en la línea de flotación" que perjudicaría los consensos.

Madrigal ha destacado la necesidad de "estudiar" en profundidad el gran volumen de documentación que maneja la ponencia y de no tomar "decisiones precipitadas", ya que sólo de esa forma se podrá realizar "un buen trabajo".

Consulta aquí más noticias de Álava.