Spanair estudia el "nuevo escenario" de la ruta Madrid-Valencia tras la decisión de Iberia y de Ryanair de suprimir esta conexión a consecuencia de la puesta en marcha del AVE, de modo que solo competirá con Air Nostrum, y no descarta aumentar sus frecuencias si los resultados de ese cambio en el mercado así lo aconsejan.

Fuentes de la compañía han explicado a Europa Press que en la temporada de invierno, en previsión del efecto de esa nueva conexión ferroviaria, redujeron las tres frecuencias por sentido que operaban de lunes a viernes y dos en fin de semana a dos conexiones por sentido entre semana y una por sentido los fines de semana.

Al respecto, han destacado que esa "medida preventiva" permitió que el impacto de la entrada en funcionamiento del AVE Madrid-Valencia haya sido "moderado".

De cara a la temporada estival, Spanair tenía previsto "reducir una frecuencia más", con lo que operaría dos menos que en el verano de 2010, pero "esa era la previsión para un escenario con tres competidoras —Iberia, Air Nostrum y Ryanair—, que cambia mucho solo compitiendo con Air Nostrum, que tiene aviones de menor capacidad".

Según las mismas fuentes, ante la "reciente" decisión anunciada por Iberia y Ryanair, la intención de Spanair es "estudiar este nuevo escenario y de momento, dejar abierto lo que sucede para la temporada de verano", a la espera de conocer el efecto de esos cambios y de calcular si reportan un incremento de la demanda suficiente como para ampliar sus frecuencias para esa ruta.

Desde la compañía han destacado asimismo que su principal mercado en esa ruta Valencia-Madrid son los "pasajeros de conexión", es decir, las personas que se trasladan a Madrid para continuar su viaje con los vuelos de código compartido que comercializa Spanair a ciudades como Bangkok, Nueva York o Washington y para quienes, por tanto, es más cómodo optar por el avión que por el AVE.

Consulta aquí más noticias de Valencia.